Llamadas sospechosas

En la era premóviles, sonaba el teléfono fijo de casa varias veces al día. Recuerdo mis tardes de colegio, sentada en el pasillo hablando horas con amigas de clase. Y cogerlo sin saber quién llamaba, por supuesto.

Ahora apenas suena. Y , cuando lo hace, suele ser en la hora de la siesta. Tenemos muy acotado el perfil del llamador. El 90% de las veces es un comercial: de telefonía, de un banco, de un centro de esos de chalecos de descargas….. Y el 10% restante, como decían en aquel anuncio, “una abuela”.

 

Tags from the story
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *