NO, no siempre lo sé todo…

Es ciertamente halagador el hecho de que todos en casa asuman que YO lo sé todo.

Mola ser el Oráculo… salvo cuando no tienes la respuesta. Es una responsabilidad indelegable, porque hasta el otro adulto en la familia me pregunta cosas a mí.

Sí es verdad que tenemos terrenos parcelados. Cosas de matemáticas o ciencias del colegio de mi hijo mayor, van directas a Leo, pero las preguntas extremas (las más tontas y las más trascendentales), siempre recaen sobre mí.

Por suerte, yo sí tengo un Oráculo infalible. Se llama Google.

Tags from the story
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *