A contramarcha

Mi peque es todo un bebé viajero. Hemos ido en avión a Galicia y a Tenerife y también hemos cogido varios trenes. Renfe tiene un sevicio estupendo que te ayuda con el carrito tanto en las salidas como en los destinos y los aviones no han sido un problema, con enchufarle la teta en los momentos de nervios lo tenía solucionado.

Pero como más hemos viajado ha sido en coche.

Cuando di a luz en el Hospital de Torrejón una enfermera me habló de la importancia de llevar al bebé a contramarcha. Al parecer la DGT sólo obliga a hacerlo hasta los 15 meses pero lo recomendable sería que los papás y las mamás lo hiciesen hasta que sus retoños cumpliesen los 4 años.

Cuando un coche sufre un impacto frontal una gran fuerza se ejerce sobre los hombros, cuello, columna y cabeza del niño. Sin embargo a contramarcha la fuerza del impacto se reparte por más zonas del cuerpo y hay menos presión en el cuello, cabeza y órganos internos, ya que todo lo recoge la silla.

El riesgo de parálisis y fallecimientos se reducen hasta un 80% según las estadísticas.

La cabeza de un niño de 2 años representa el 30% de su cuerpo, con lo cual si un coche tiene un impacto frontal la inercia hará que el cuello del bebé, todavía muy frágil, tenga que soportar una enorme fuerza. Además la velocidad del vehículo hace que aumente nuestro peso, incluso un frenazo brusco puede producir lesiones medulares.

Sobre este tema hay un gran desconocimiento y muchas marcas comerciales de sillas de coche no ayudan. El movimiento “A CONTRAMARCHA” trata de concienciar a las familias de la importancia de que nuetros bebés vayan cien por cien seguros evitando tragedias. Luchan para que la información llegue a todos los rincones, para que se conozca la verdad y para que las tiendas no sigan vendiendo sillas en el sentido de la marcha a menores de 4 años.

Los sistemas de retención infantil (S.R.I.) deben estar homologados según las dos normativas vigentes: La ECE R44/04 y la norma I-Size.

No es tanto una cuestión de ley, de si te ponen o no te ponen una multa. Lo que de verdad importa es que nuestros peques viajen seguros.

Yo en mi coche tengo una silla JOIE  Stages Grupo 0+/1/2 con sistema Isofix. Puede ir a contramarcha hasta los 18kg y a favor de la marcha de los 15kg a los 25kg. Por supuesto existen otras muchas marcas y modelos, yo conozco esta y de momento estoy contenta y tranquila. Mi peque va seguro y muy cómodo, de hecho casi siempre se duerme a los pocos minutos de arrancar el coche.

El otro día iba corriendo por la calle y vi a un papá que metía a su bebé en el coche en el sentido de la marcha. Me paré y educadamente le dije si conocía la importancia de ir a contramarcha. No le hizo mucha gracia que ¨me metiera en su vida¨, la verdad. Bueno, quizá tenía un mal día y estaba un poco estresado. Estoy segura que por la noche se conectó a internet a ver si “la metomentodo esa con mallas de running tenía razón”.

Pues sí:

A CONTRAMARCHA SALVA VIDAS

Cuando se viaja seguro no hay por qué tener miedo. Y qué bonito es decubrir nuevos paisajes juntos…

 

Disfruta nena!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *