El beso de la Medusa

¿Estás ya de vacaciones? Lamentablemente yo no, pero la pregunta es: ¿pasaré otro verano sin ellas? Cierto es que soy una afortunada por tener trabajo, pero aún así, todo el mundo se merece un descanso.

Lo bueno es que algún fin de semana puedo huir de Madrid y eso precisamente fue lo que hice la noche mágica de San Juan: escaparme a Cabo de Gata.

Como ya sabrás el Parque Natural se encuentra en Almería. El paisaje para una gallega como yo resulta increíble. “Pero… ¿no hay árboles verdes y frondosos?” Aquello es el puro desierto y tengo que decir que tiene mucho encanto.

calamuertos

Las playas son maravillosas. Mis favoritas: La Media Luna, El Barronal, Mónsul, San Pedro y sobre todo Los Muertos.

IMG_5618

En todas ellas el agua está limpia y transparente, con una temperatura deliciosa, pero no todo es idílico en el Mediterraneo…

Estás corrientes de aguas cálidas hacen que muchas veces las playas se llenen de unas inquietantes visitantes: LAS MEDUSAS.

Tranquila nena, las medusas que aparecen en el mediterráneo no son mortales como otras especies que habitan en Australia, por ejemplo.

Son uno de los animales más antiguos de la Tierra. Se calcula que existen desde hace 500 millones de años. Pero ¿por qué hay tantas medusas? me pregunto yo.

Las-medusas-son-necesarias

Según he leído estas son algunas de las razones:

-Se está acabando con sus principales depredadores: atunes, caballas, pez espada, tortugas…

-La sequía evita que el agua de los ríos cree en el mar una barrera de agua dulce que las mantiene alejadas de la costa.

-Los bosques vegetales o animales del fondo quedan arrasados y el hábitat cambia radicalmente. Las medusas son los seres que mejor se suelen adaptar al nuevo ambiente.

-El exceso de vertidos industriales y agrícolas en el mar provoca, entre otras cosas, un aumento de la temperatura del mar y un exceso de nutrientes, que ellas aprovechan para reproducirse a mayor velocidad.

-Las medusas se mueven de un punto a otro del planeta transportadas por las aguas de balance de los barcos mercantes. . Al ser devueltas al mar, si encuentran condiciones favorables, se adaptan al nuevo medio y se reproducen.

Yo no estoy acostumbrada a verlas porque en las playas de Galicia no son habituales, afortunadamente (allí tenemos fanecas, que ya te contaré qué son). Supongo que tendrán valor para el medio ambiente pero a mí me resultan muy asquerosas, sobre todo después de probar su veneno.

Estaba yo haciendo snorkel en El Playazo como Dios me trajo al mundo cuando sentí un fuerte latigazo en mi brazo izquierdo. Aunque no vi ninguna enseguida comprendí que una medusa había acariciado mi piel con sus tentáculos. El dolor era abrasador. Rápidamente cerré mis piernas y emprendí la huída hacia la orilla. Mi mayor miedo era que alguna rozase mis partes íntimas porque eso supondría lo opuesto al mayor de los placeres. Las medusas no atacan, simplemente pican porque te cruzas en su camino.

Tardé un poco en alcanzar la orilla, estaba lejos. Mi respiración era muy acelerada, el aire casi no me entraba por el tubo de buceo. Nadaba más rápido que si me persiguiese Tiburón I, II, III y IV, la saga al completo. En estos momentos es importante mantener la calma y yo lo intenté todo lo que puede.

Cuando llegué a la arena un ángel acudió en mi auxilio. La amable señora, muy experiementada en esto de las medusas, me ofreció una crema que llevaba en su bolso.

“Écheme usted lo que sea, pero quíteme este dolor”.

A los diez minutos aquello empezó a remitir.

IMG_5575

¿Qué hubiese hecho yo sin aquella dama y su crema antipicaduras?

Pues lo primero buscar el puesto de socorro, pero la mayoría de las playas salvajes no lo tienen. Mis amigas me decían que era bueno echarle pipí. Yo en ese momento no tenía ganas y tampoco me apetecía que alguien me mease en la brazo, la verdad. Además si hubiese herida abierta con la orina se podría infectar, no es recomendable hacerlo.

Lo mejor es lavar bien la zona con agua salada, nunca con dulce, y no rascarse. Si hay un chiringo cerca que alguien corra a pedirle hielo, es bueno aplicarlo sobre la zona cubierto con un pareo o toalla durante unos minutos. Y después, aunque se esté muy bien en la playa, vete a una farmacia a comprar una crema antihistamínica para bajar la inflamación y calmar el dolor. Si te sigue doliendo no dudes en ir al centro médico más cercano.

Yo tuve suerte porque la picadura no me volvió a doler más. Algunas medusas pueden ser muy peligrosas, causar fiebres, dolores de estómago y otros contratiempos peores, pero no fue el caso.

Eso sí, al día siguiente tenía un bonito souvenir del Cabo.

IMG_5586
Camiseta Nike – Gafas Errebe

Mi nuevo tatuaje no impidió que al día siguiente volviera a disfrutar de las maravillosas playas. Volví a meterme en el agua con la misma alegría del primer día. Sin miedo.

IMG_5562

Mucha crema protección total y sombrilla. Y por las noches aloe vera y rosa mosqueta. ¡Funciona! La marca desaparece progresivamente. Es fundamental que esté bien hidratada.

FullSizeRender

Así que hazme un favor nena, si este verano vas por el mediterráneo ten mucho cuidado. Pregunta a la gente si hay medusas antes de meterte en el agua. Sí te dicen que sí, ¡mejor no te bañes!. Y si te dicen que no, ten siempre mil ojos porque alguna te puede sorprender.

Cambia “miedo” por “precaución y atención” y disfruta del mar y la naturaleza.

IMG_5631

Diviértete, nena!

 

 

 

Tags from the story
,

14 Comments

  • Guapita has probado el picor, yo de medusas no porque soy de agua fría y más de Atlántico que Mediterráneo, pero si he visto cómo se le pudo el pie a una hija con la picadura de una faneca por no querer usar cangrejeras.
    Es una faena no tener vacaciones, pero vuestro trabajo es así, siempre a revienta caballos .
    Tú procura salir de Madrid todo lo que puedas y diviértete. Aquí tienes Extremadura al lado, que al contrario de lo que se cree, tiene muchísima agua, muchos pantanos e infinidad de piscinas naturales.
    Un beso fuerte y animo!

    • Querida Amparo, decirte que al final nos han dado una semanita de vacas… estamos felices!!!!
      Por cierto, millones de gracias por tus regalitos, me han hecho mucha ilu. No has visto la foto que colgué en twitter??? Espero que te guste!

      Vuelan abrazos hasta Extremadura, tierra que tengo que explorar….

  • Hola Marta, vaya tela con las medusas!. Me alegro que te guste mi tierra, esas playas son también mis favoritas, sobre todo la de los Muertos. La noche de San Juan es muy divertida en Las Negras..ya sabes. Me encantó conocerte eres encantadora. Tengo unas fotos muy chulas contigo, muchas gracias, por cierto mi amigo Manolo dice que te regala el mechero..jejejej.

  • me ha encantado,sintiendo mucho tu mal momento por lo de la medusa,yo me he reído un montón por la forma en la que lo has contado ,ameno,divertido y educativo,qué más se puede pedir,porque tú lo vales nena

  • Esa Larralde ahí, volviendo al día siguiente al mar. No esperaba menos de ti ;D Tengo la suerte, y más después de leer tu experiencia, de que nunca me haya picado una medusa porque tiene que ser horrible :S Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, aunque tampoco es que me atreviera mucho a escribir jiji pero a ver si cuando tenga un ratito me paso para ver tus nuevos post. ¡ÁNIMO! Y haz alguna escapada siempre que el trabajo te lo permita, yo enseguida me escaparé a tu tierra, cuento los días 🙂 Un beso, nena

    • Qué suerte!!!! disfruta mi tierra, lo pasarás genial… A mi también me han dado vacaciones finalmente!!!

      Un abrazo!

  • Excelente post. Felicidades.
    Yo personalmente te felicito (valga la redundancia), porque tienes trabajo y en los tiempos que corren es un verdadero lujo. Así por pedir me gustaría poder volver a verte en teatro, supongo que algún día llegará…

    Respecto a las medusas.
    Soy bastante asquerosita para todo bicho viviente y me dan grima especialmente los que “pican”.
    Esto de las medusas va a temporadas; pero el día que llegas a la playa y nada más empezar a caminar por la arena, para colocar la toalla…, empieza a oír a los alrededores: “HOY ESTA LLENO DE MEDUSAS” entonces piensas: “me cago en to’ lo que se menea; ya se me ha fastidiado el baño”
    Son transparentes, escurridizas pero cabroncillas, vamos lo que se dice, que te pueden amargar una buen rato, que no quisiera experimentar (ya tuve mi experiencia con las avispas).
    A ti te ha dejado un buen “tatuaje” madre mía….yo hubiera entrado en cólera.
    Menos mal que tú eres una chica 10 y no hay quien (ni que) te pare.

    A tu pregunta inicial: No estoy de vacaciones, mi marido trabaja hasta octubre; o sea que yo me he propuesto tomar el sol, bien playa (es lo que más me gusta) o piscina (me gusta menos, pero la tengo en la finca) unas horitas al día y de momento lo voy cumpliendo.

    Gracias por el post, por tus consejos, por compartirlo y como siempre por SER Y ESTAR….

    Un abrazo gigante y muchos besos…..!!!!

  • Hola Marta. Fascinante tu relato sobre las medusas y además aprendí unos valiosos datos que me pueden ser útiles.
    Celebrando tu sobrevivencia del ataque del “monstruo marino,” sigue un pequeño verso. jaja (Una vez pasada la mala experiencia, espero que permitas una sonrisa.)

    El beso de la medusa,
    el indeseable ósculo
    que nos hace suspirar por temor
    y no de amor.

    Desde la lejanía de California, Rick

  • Hola marta.
    Conoces la existencia de una crema solar antimedusas que se llama safesea?
    Yo la uso siempre y me siento mas seguro! 🙂 un abrazo

    • Ahora la conozco!!! Un poco tarde me llegó la información…jajjajaja. Ya la tengo en mi casa, preparada para mi próxima escapada al Cabo de Gata.

      Besos mil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *