El suelo pélvico

Cuando una mujer se queda embarazada siempre se le habla de la importancia de fortalecer su suelo pélvico, ya que este músculo sujeta el útero, la vejiga y el recto. Si el suelo pélvico está débil las funciones se alteran, aparecen las pérdidas de orina, los dolores de espalda, problemas sexuales,..

Pero tanto el hombre como la mujer, esté o no esté embarazada, debe preocuparse por este músculo. Y sí, los hombre también tienen suelo pélvico y si se debilita pueden tener problema de próstata, erección o eyaculación precoz entre otras cosas.

Yo me preocupé de trabajar el suelo pélvico durante mi embarazo todos los días y quizá por eso después de dar a luz mi músculo no estaba tan distendido.

Pasada la famosa cuarentena mis amigas de MYSALUS me hicieron un estudio del suelo pélvico. La fisioterapeuta especializada se sorprendió del buen estado pero aún así me recomendó no dejar de activarlo haciendo diferentes series de contracciones, como por ejemplo:

-Soltar aire mientras contraigo progresivamente, mantener mientras inspiro en 5 segundos y volver a expirar relajando lentamente. Repetir 5 veces.

– Contracciones rápidas, siempre relajando al inspirar y apretando al expirar. Una serie de 10 movimientos.

-Contraer en 3 escalones. Cada vez que suelto aire contraigo un poco más y cuando cojo aire mantengo la contracción. Relajar de forma gradual. Repetir 3 veces.

-Contraer de forma gradual y relajar en tres escalones con las mismas pautas de respiración. Repetir 3 veces.

Otra forma divertida y muy entretenida de trabajar el suelo pélvico es con el dispositivo ELVIE, que se conecta a una aplicación para monitorizar tu entrenamiento. Sí, así como lo oyes, puedes controlar la fuerza de tu suelo pélvico a través de tu móvil y así te aseguras de realizar los ejercicios de forma correcta.

Tienes que introducirte el Elvie en tu vagina dejando fuera la parte alargada y conectarte a la aplicación por medio de bluetooth. El aparato tiene unos sensores de fuerza y movimiento que miden la presión de las contracciones.

A mi me gusta porque voy superando retos poco a poco a la vez que mejoro mi precisión y control.

¿Te atreverías a probarlo, nena? Desde luego es el entrenador más personal que jamás tendrás…

Sea como fuere os animo a trabajar vuestros suelos pélvicos cada día, amiguitos y amiguitas, sobre todo si practicáis ejercicios de impacto como correr, aerobic o artes marciales, ya que con ello realizamos una presión excesiva sobre la zona.

Gracias a mi práctica diaria yo ya he empezado a correr en la inmejorable compañía de mi peque.

Deseo que pronto me contéis vuestros progresos…

¡Nos vemos por los parques!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *