Formentera… ¡te vamos a correr entera!

Pichi Pichi ¡oé!
Pichi Pichi ¡oé!

Hacía tiempo que quería conocer Ibiza y Formentera, y no por sus famosas fiestas de amor y frenesí, sino por esas calas de ensueño de las que todo el mundo habla. La verdad es que yo estoy acostumbrada a playas idílicas, soy de Galicia, pero eso del agua templadita del Mediterraneo nos llama la atención a las sirenas nacidas en el frío Atántico.

 

Mis amigas y compañeras de profesión Marian Hernández y Carolina Lapausa, querían lanzarse a hacer su primera media maratón. Se enterarón de que en Formentera había una el 17 de Mayo y no se lo pensaron dos veces, enseguida compraron el dorsal. Nenas valientes y decididas.

Yo no lo tenía muy claro, estoy trabajando en una peli y temía que las fechas coincidiesen… Pero una vez cerrado el plan de rodaje me lancé a la aventura:

-Pichis… ¡que sí! ! que voy! ¿Y nos quedamos unos días más, no?

LLegamos a la Isla a las 9 de la mañana del viernes. Nos cogimos unas motos y nos instalamos en una casita en Sant Francesc. Lo primero que visitamos fue el Cap De Barbaria, teníamos curiosidad por caernos en ese agujero donde desaparecía Lucía en la película de nuestro adorado Medem. Esos acantilados son espectaculares. El agua, de un azul intenso, dan ganas de bebérsela.

Después nos fuimos a… UN MOMENTO, ¿qué estoy haciendo?. No te preocupes nena, tienes razón, no te voy a dar la chapa contándote nuestras aventuras (algunas de película de los Hermanos Marx). Iré al grano:

La carrera.

La citación era a las 16:00 en el Puerto de La Savina. La Meta.

Qué nerviosss...
Qué nerviosss…

Desde allí unos autobuses recogían a todos los corredores y se los llevaban hasta el Faro de El Pilar de La Mola, desde donde se efectuaría la salida de la Media Maratón. Había otra carrera de 8 km, salían desde Sant Ferrán y acaban en La Savina también. Más de un nene corredor despistado se metió en nuestro autobús pero se bajo enseguida. Sí, hay que estar un poco preparado para una media, no es cualquier cosa.

Estaba nubladillo y soplaba mucho viento, pero el lugar de la salida era espectacular. Nuestro autobús era el último, con lo cual ya estaban allí todos los corredores. Algunos trotando, otros estirando… Cada uno tiene su manera de prepararse.

Pequeña siestecita antes de los 21 km
Pequeña siestecita antes de los 21 km

Nosotras estábamos eufóricas, llenas de energía. Las PICHIRUNNERS  a tope , totalmente equipadas de Nike. Igualitas, porque : ¡¡¡SOMOS UN EQUIPO!!!

Pichi, Pichi ¡OÉ! FORMENTERA... ¡vamos a por ti!
Formentera… vamos a por ti!

A las 17:30 en punto :  música, gritos, palmas, silbidos… VÁMONOS!

Casi 2000 corredores se lanzan a la conquista de la Isla. Nosotras estamos casi al final del pelotón, tardamos más de un minuto en atravesar la línea donde se activa nuestro chip. Mi idea es empezar con las #pichirunners los primeros kilómetros y luego desmarcarme un poco. Esta es mi tercera media maratón (ya te hablaré en otro post de mis experiencias anteriores) y sé que puedo tirar un poquito más que mis compis.

Pero en cuanto llevamos 100 metros algo dentro de mí se apodera… No puedo evitar subir el ritmo. Mis amigas me dicen:

-Corre,Pichi, Corre!

-Pero es que quiero ir con vosotras…

-No te preocupes… Dale, nena!

-¿No os importa?

Claro que no les importa, ¡son mis amigas y son corredoras!

Empiezo a adelantar, feliz, mezclándome entre la gente. Encuentro a un señor delante de mí con un buen ritmo. ¡A este me pego yo! No tardamos en empezar a hablar… Segoviano, casado, lleva un año planeando la carrera con su mujer y su cuñada. Vamos juntos los primeros 8 km a un ritmo medio de 4´30. Este primer tramo es cuesta abajo, con lo cual vamos volando casi. Lo duro llega ahora… Primer repecho. Mi amigo comienza a quedarse y nos despedimos en silencio. Me pego a otro, un calvito que pasa a mi lado. Estamos juntos, lo sabemos, no hace falta decirlo. Después de 3 km de subida la primera frase:

Joer con la cuesta.

Yo me río.

Va nene, que ya estamos casi arriba…

Con Jose Luis (le pregunté su nombre cuando llegamos a meta) me hago más de 10 km. Vamos tirando el uno del otro. A mí todavía me quedan fuerzas para pedir ánimos y aplausos a la gente que nos ve desde la cuneta. Parecía una cheerleader pero sin pompones.

En el km 15 me callo de una vez y me concentro en mi respiración y en la de Jose Luis. LLegamos a Es Pujols y nos da subidón, los turistas y lugareños nos gritan emocionados. Es increíble la fuerza que me da la gente. ¡OS NECESITO!

Quedan unos 6 km y vamos a una media de 4´40, los músculos empiezan a resentirse. El nene se me viene un poco abajo, pero yo no quiero.

-Vamosss, ¡qué no queda nada!

En mi cabeza sólo una palabra:

SI

SI

SI

Veo a una chica a poco metros de mí, ¡a por ella!. Con gran esfuerzo alcanzo a Cristina. Ella me sonríe. Qué maja. Me da super buen rollo. Tiramos la una de la otra los 3 km finales.

-Venga nenita… ahí está la meta! 

La fuerza de la gravedad atrae la masa de mi culo hacia el centro de la tierra como nunca antes lo había hecho, las piernas me flaquean, los pulmones empiezan a zarandear lo barrotes de las costillas y entonces… ¡Entramos en el Port de la Savina entre vítores! Cris y yo nos cogemos de la mano y acabamos juntas con un spring final glorioso. LO HEMOS CONSEGUIDO

Mi tiempo real: 1 hora 40 min 52 seg
Qué pena que este estupendo hombre de negro os impida ver a Cristina. Nuestro tiempo real: 1 hora 40 min 52 seg

Para mí esto es lo mágico de las carreras: compartir momentos donde el esfuerzo me lleva a un estado de sintonía con la naturaleza y los seres que me rodean lejos de lo que normalmente estoy acostumbrada. Seguro que ahora piensas: “menuda freak es La Larralde”. Pero te lo digo de verdad, amiga, el cerebro se clarifica, el cuerpo se despierta y además  mejoras la relación contigo misma cuando exploras tus capacidades.

Después de beberme un litro de agua y abrazarme con Cris y Luis, recibo un masajito maravilloso en el puesto de fisioterapia. ¡¡¡GRACIAS!!!

Carol y Mariam tardaron unos minutos más en llegar . Nos comimos un plátano y pusimos nuestras piernas a remojar en el mar. Menuda pájara, nena… Me sentía como en una nube.

El atardecer nos sorprendió y hasta se nos olvidó quitarnos el casco
El atardecer nos sorprendió antes de coger las motos.

Enhorabuena a toda la organización y a todos los participantes, por supuesto pensamos repetir. Es un planazo viajar con motivo de hacer una carrera, ¿no te parece?. Las pichirunners ya estamos pensando en la siguiente. De hecho nos hemos apuntado al reto que organiza NIKE #weownthenight , quizás nuestro próximo destino sea Amsterdam… ¿te animas?

Corre, nena… CORRE!

Formentera, eres bella toda entera. Nos vemos pronto…

 

 

13 Comments

  • Marta, eres una crack!!! Sabes que sin tí no hubiese podido enfrentarme a este reto. Gracias por entrar en mi vida “a la carrera”!!!! Y menudo pedazo de blog que te has montado, vas a hacer que corran hasta las piedras!!!!

  • Ehhh, nena!! Vaya blog te has montado!! Soy Jose,” el calvito” de Formentera. Que pasada de carrera!! Fue todo un pacer compartir contigo esos kilómetros de asfalto. No estés triste ;-P.. piensa que ya queda menos para la del año que viene, yo no me la pierdo!! Llevaba 4 años intentando ir y al final este lo conseguí.
    Por cierto, si te gustan las aguas cristalinas, te aconsejo que te pierdas por Menorca.
    Te dejo, voy a runnerar un poquito, nos vemos el año que viene, no?

  • ¡Impresionante! ¿Para cuándo la versión española de “Run, Lola, run”? Seguro que nos queda en versión corto mejor que la de Framka Potente… ¡Ánimo!

  • Tercer y último comentario de hoy, espero que conozcas este libro CORRER O MORIR. A mi está INSPIRÁNDOME: ¨Correr es un arte, como pintar un cuadro o componer una pieza de música. Y para crear una obra de arte hay que tener claros cuatro conceptos básicos: técnica, trabajo, don e inspiración.(…) No se debe imponer una forma de correr. No existe la forma perfecta para todos, pero todo el mundo cuenta con su forma perfecta de correr. Encontramos la mía: se trata de correr acorde con la naturaleza, intentando trasmitir con mi paso lo que ella me transmite a mí. Sin dejar huellas en el terreno donde piso, intentando ser lo más silencioso posible. Correr como si estuviera flotando sobre el camino, que el suelo apenas note la punta de mis pies que roza sus piedras. Correr adaptándome al terreno, con pequeños paso corriendo o con largos pasos andando en las cuestas, o procurando que los descensos se asemejen a una danza fluida entre mi cuerpo y el terreno, pero siempre sin forzar nada, logrando que los pasos sean naturales y fluidos, como una continuación de la tierra¨ Correr o Morir, Kilian Jornet

    • Muchas gracias Mónica! No conozco el libro pero ya estoy deseando que caiga en mis manos. Me ha encantado el párrafo que has elegido, tienes razón: inspira.

      • Larralde, espero que aunque no conozcas el libro, sí conozcas a Kilian Jornet. Si no es así, solucionalo cuanto antes.

        Te recomiendo que mires algún vídeo de cómo y, sobre todo, por dónde corre este señor. A mí, me emociona.

  • Enhorabuena Marta!!,
    Estupendo blog, me ha encantado tu manera de narrar la experiencia, lo he pasado muy bien leyéndolo y viendo esas fotitos en las que el texto queda perfectamente encajado.
    Bravo Nena Bravo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *