La costa Asturiana

Pero qué bella es Asturias, ¡por favor!. Después de pasar unos días por sus costas vengo totalmente enamorada.

Ya había estado de viaje por los Picos de Europa, pero no conocía sus playas salvajes. Estoy fascinada.

Si este verano tienes pensado hacerte un viaje por la costa asturiana permíteme que te recomiende algunos lugares (por supuesto me dejo muchos en el tintero, pero estos son los que yo he podido visitar).

-En la zona Oeste conocí playas maravillosas como Gulpiyuri, Cuevas del Mar, San Antolín, Poo, Barro…  Hay muchas pero la que más me gustó fue Torimbia, salvaje y solitaria (por lo menos el día que yo fui).

Los pueblitos más bonitos son Llanes, Lastres y Colunga.

Me encantó visitar los Bufones de Pría, unas grietas en las rocas del acantilado por donde el mar empuja las olas. El agua sube por el canal provocando un sonido que a mí, sinceramente, me asustaba bastante. Cuando la mar está muy brava el agua sale expulsada al exterior, como los geysers.

Donde empieza el camino hacia los Bufones está la playita de Guadamía en la cual desemboca un río con el mismo nombre. Si te apetece caminar hay una ruta señalizada por los acantilados de unas 4 horitas que es preciosa.

-En la zona Centro está el Cabu Peñes, lo más al norte de Asturias y lo segundo más al norte de España (después de Estaca de Bares en mi tierriña). Allí hay un hotelito muy especial con sólo 6 habitaciones que se llama Casa Maravilla. Me encantó dormir aquí, disfrutar del maravilloso desayuno preparado por Pepe y luego hacerme una ruta por “los praus” hasta la playa de Verdecio.

No te puedes ir de aquí sin probar los  Llámperes de Casa Oliva, ¡una delicia! Eso sí, hay que comerlos con cuchara…

Si  buscas algo más turístico tienes que ir a Salinas. Una playa ideal para pasear e iniciarte al surf.

-En la zona de Occidente es parada obligatoria Cudillero, Muros de Nalón y Luarca, pueblitos llenos de encanto. Un sitio especial para dormir y comer es Casa Miguel en la playa de Concha de Artedo. La lubina salvaje y las zamburiñas son deliciosas.

Mi hermana televisiva María Cotiello (asturiana de pura cepa) me llevo por una ruta costera muy bonita y fácil que empieza en la playa de Barayo y acaba en Puerto de Vega pasando por el Vigo asturiano.

María también me enseñó uno de los lugares más mágicos de la costa asturiana: una cueva conocida como La Iglesiona, en Cabo Vidio, Oviñana. Si vas por allí tienes que preguntar, pues pocas personas conocen el acceso secreto.

Estando tan cerca de mi tierriña no puede evitar ir a pasar allí unos días. Nos fuimos a las Rías Baixas a visitar la bella cascada de Ézaro y nos quedamos con las ganas de subir al Monte Pindo (demasiado desnivel para una embarazada de 31 semanas).

Dormimos en la playa de Carnota. En la entrada de Boca de Río hay un parking para caravanas y furgonetas.  El arenal de 7 km es salvaje y espectacular y en la zona de las marismas se puede observar una gran variedad de aves. Además la mar dan ganas de bebérsela con lo buena y limpia que está.

Y ya para terminar otro sitio mágico: Castro Baroña.

Uno de los castros mejor conservados de Galicia, situado muy cerquita de las dunas de Currubedo (otro lugar imprescindible), en Porto do Son.

Castro Baroña estuvo habitado por los Celtas desde el s. I a.C. hasta el s. I d. C. Es un lugar con una energía especial.

Después de visitarlo puedes seguir un sendero que conduce a  una playa nudista que hay justo al lado.

Espero que este año puedas disfrutar de unas merecidas vacaciones. La Costa Asturiana y las Rías Baixas de Galicia son una excelente opción para huir del calor excesivo y las masificaciones de gente. Naturaleza salvaje para desconectar y alimentar el espíritu.

¡Gracias amigas María y Lucía por enseñarme vuestra Asturias querida!

Nena, si te apetece compartir algún lugar que te encante no dudes en dejarme un comentario… ¡pienso regresar pronto por la zona!

¡FELIZ VERANO!

 

 

 

Tags from the story
, , ,

4 Comments

  • Verdeció = Verdicio, Concha de Arnedo= Arnedo , que seguro que fue el corrector al escribir el que escribió por ti. Soy asturiana y durante unos años viví en Santiago y Coruña asique me alegro que escribas y recomiendes ambas. Te sigo desde que vi Seis Hermanas a ti y a muchas de tus compañeras/os. Ojalá pronto haya otra serie como esa. Para otra vez que vuelvas por Asturias te recomiendo la Asturias más desconocida y menos explotada, Boal, Tapia, Castropol, Vegadeo, El Franco, Los Oscos, Taramundi, Pesoz, Grandas de Salime, Ibias, el occidente asturiano tanto interior como costa, del que nadie habla pero que te llena el corazón cuando lo conoces.

    • Ay sí!!! El corrector! Siempre igual… no sé como sacarlo!!!
      Gracias!

      Volveré a Asturias y visitaré esos sitios que me recomiendas…
      Un abrazo!

  • Te recomiendo sin lugar a duda el occidente Asturiano. Naturaleza pura y con poca mano del hombre y ojalá siga así. Muniellos y fientes del Narcea. La Asturias menos turística y la Asturias que hace honor a su nombre.
    Felicidades por el post

  • Marta!!! Qué relato precioso…me parece estar recorriendo también esos lugares…y qué fotos!!! (Esto de tener fotógrafo personal tiene lo suyo…) Te cuento que tuve la suerte de visitar tu país dos veces…la primera fue sólo de pasada y visité Madrid, Toledo, Zaragoza, Barcelona y San Sebastián …la segunda vez ( cuando llevé a mi mami con motivo de su cumple número 80, ya que era su sueño) volví a Madrid ya que me encanta esa ciudad, y luego recorrí el sur, principalmente Granada y Sevilla, donde cumpli mi deseo de ver bailar flamenco en el lugar donde nació. En mi próxima visita me queda por conocer el norte, Asturias y Galicia, donde me sacaré las ganas de bailarme también unas buenas muñeiras… ya que practico ritmos españoles desde chica y es una de mis pasiones…La otra es viajar…cada vez estoy más segura que no hay mejor forma de invertir el dinero. Por lo pronto sigo recorriendo mi país que también es bellísimo… redescubriendo algunos lugares y realizando experiencias por primera vez. Aprovechando el receso escolar de invierno en este momento estoy en nuestras Cataratas del Iguazú, donde además de realizar el tradicional paseo, he incursionado en caminatas por la selva, tirolesa, rappel en una cascada, paseos en gomones entre los principales saltos que nos dejaron completamente mojados y cuanta excursión de aventura se me pusiera por delante. Tus relatos contagian energía,optimismo y ganas de salir corriendo para allí. Los tendré como apuntes de cabecera cuando pueda recorrer esos paisajes.
    Cada día te ves más linda con esa pancita Marta.. a prepararse para esta última etapa sin dejar de hacer lo que te gusta…el bebé lo siente y lo disfruta también a través tuyo…Besos y abrazos desde este “lado del charco”♥♥♥
    Ale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *