El Valle de la Barranca

El domingo pasado me hice una ruta por el Valle de la Barranca que me encantó. Las nubes y la lluvia  regalaban al paisaje un encanto especial, además habían persuadido a l@s montañer@s haciendo perceptible la voz del Valle.

Para llegar en coche agarramos la carretera de Colmenar Viejo , la 607. Cuando llegamos a una rotonda que tienen una roca colgante en el medio (muy artístico) cogimos la salida dirección “Puerto de Navacerrada”. En el kilómetro 57 hay un camino a mano derecha en una curva muy cerrada. Fuimos por ahí todo recto. A la izquierda dejamos un gran edificio en ruinas conocido como “El Hospital del Miedo”, un antiguo hospital para enfermos de tuberculosis que después se convirtió en psiquiátrico.

En unos minutos llegamos a los aparcamientos (afortunadamente aquel día estaban vacíos) que se encuentran al lado de un embalse y del hotelito La Barranca.

Nosotros queríamos conquistar La Maliciosa (2.227m) pero no sabíamos si el tiempo nos lo iba a permitir. Además no estábamos bien equipados. Yo no llevaba botas de montaña ni bastones y si arriba había nieve, que todo apuntaba a que sí, los resbalones iban a ser de “videos de primera”.

Al parecer hay una ascensión que se puede emprender desde La Barranca con casi 1.000 m de desnivel conocido como “El kilómetro Vertical”.

Nosotros subimos por la pista forestal, un camino un poco más suave pero también más largo.

La pista está muy bien señalizada y transcurre en medio de un espectacular bosque de pino bermejo orquestado por el río Samburiel, afluente del Manzanares.

La chaqueta y el pantalón son de Roxy. Las botines son Nike con goretex.

Llegamos hasta la fuente de La Campanilla. El agua es potable, o por lo menos eso me dijo mi amigo Floro. Aún así yo bebí agua embotellada porque soy muy delicadita del estómago.

El lugar es alucinante. Me encantaba el sonido de la lluvia y el río, el olor.

Después de comernos unos frutos secos continuamos el sendero. La nieve no tardó en aparecer…

La subida empezó a complicarse. Mis botas no agarraban bien y me costaba mantener el equilibrio. Comencé a dejar de disfrutar.

Nos cruzamos con unos montañeros muy bien equipados que bajaban. Nos dijeron que en La Maliciosa no había visibilidad y que no nos aconsejaban continuar sin GPS. Podía ser peligroso.

Nuestras ganas de subir no vencieron al respeto que le tenemos a la montaña. En estos casos hay que “pensar con la cabeza” y no poner tu vida en riesgo. ¿Para qué?

Nos prometimos volver con mejor tiempo y equipación adecuada.

Decidimos bajar y comer en el embalse, que es precioso.

 

Si estás por Madrid tiene que escaparte al Valle de la Barranca. ¡Te va a encantar!

Hace unos días me compré unas buenas botas de montaña. Ahora estoy intentando volver a coincidir con mis amigos para conquistar La Maliciosa y La Bola del  Mundo. Ya te contaré…

 

Tags from the story
,

2 Comments

  • ¡¡¡Qué paisajes Marta!!! Ese bosque de pinos es magnífico… y luego encontrarse con la nieve….es el premio mayor…. me acuerdo hace muchos años (1993) con un grupo de mis alumnos de Campamento en Bariloche en mi maravillosa Argentina, caminamos cinco horas en el Cerro López hasta encontrar la nieve.. muy cerquita del refugio..fue una experiencia hermosa… solos allí, la NATURALEZA y NOSOTROS… Haz hecho muy bien en no arriesgarte… regresa con sol que todo tiene un color especial…ya estoy esperando que nos cuentes tu nuevo viaje. A seguir “aventureando” Marta… A DISFRUTAR!!!!!

  • Marta, tu excelente narración sobre tu visita al Valle de la Barranca me ilustró con claridad sobre este lugar tan hermoso.

    Estupendo que pudiste respirar el aire puro de la montañas y admirar la belleza de la naturaleza que es tan saludable para la mente y ayuda a levantar el ánimo.

    Saludos desde California, Rick

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *