Andorra World

¡Buenos días!

Y como podéis ver, no paramos, pero esta vez Doble o Nada se parte y solo yo (Sara) me he podido trasladar a Andorra para vivir un gran fin de semana lleno de paz, tranquilidad, bienestar y contacto con uno mismo y con la naturaleza.

Un plan muy NECESARIO sobretodo en los inicios y vuelta a la rutina, para que éstas sean más agradables y poder mantener la energía.

¿Habéis estado alguna vez en Andorra?

A mi personalmente me encanta y hacía mucho tiempo que no volvía… cuando nadaba siempre con mi club en invierno hacíamos un pequeño stage para entrenar en altitud y hacer entrenamientos de calidad. Con lo cuál ya iba con ese buen recuerdo y luego… ¿Quién no ha ido a esquiar cerca de aquí?

La verdad que es una país muy conocido por su temporada de esquí y el deporte, pero esta vez os voy hablar de otra Andorra, con paisajes de muchos colores, actividades muy saludables y comidas muy pero que muy sanas 🙂

PRIMER DIA

Llegada y recibimiento en el Hotel Holiday Inn, dónde allí me reencontré con mis compañeras de aventura Eli y Jessi. Dejamos las cosas rápidamente a nuestra habitación y nos dirigimos al taller de cocina por Pili Borra.

Ha sido una de mis mejores experiencias culinarias de mi vida, ¡Cuanto sabe esta mujer! Disfruté muchísimo, no solo con la comida que fue exquisita, sobretodo por cómo lo comunicó, cómo trata el producto, cómo lo cocina, la cantidad de cosas que tiene en cuenta a la hora de elaborar un plato… era increíble en tan sólo unas horas la de información que llegó a dar y la utilidad de ésta.

Está claro que a Pili me la quiero llevar a casa, jajaja y me encantaría que la conocierais porque os sorprendería muchísimo lo mal que comemos, lo mal que cocinamos las cosas y lo mal que compramos… o al menos eso pudimos comprobar allí todas las chicas que fuimos.

Os presento el menú degustación que hicimos, ya que este taller no solamente ella iba haciendo los platos, si no que nos hizo partícipes de ellos y entre todas creamos el menú.

Primer plato: Batido de Clorofila

Segundo plato: Símil “hachis parmentier” versión healthy con Col Kale

Tercer plato (postre): Crema de manzana y limón

TODA UNA DELICIA, CUIDANDO AL DETALLE CADA INGREDIENTE Y POTENCIANDO SABORES, TEXTURAS Y COLORES.

I M P R E S I O N A N T E

Yo ya me sentía tan agradecida y tan satisfecha, que viniera lo que viniera, ya estaba bien… jejeje

SEGUNDO DÍA

Excursión por el itinerario Planell del Quer de la Vall de Sorteny, pese al día nublado que tuvimos, pudimos disfrutar de una ruta de senderismo por estos parajes:

Una zona llena de color, de mucha tranquilidad y paz.

Estábamos a más de 2000 metros de altitud, si no estás acostumbrado notas que te falta el aire, sensación angustiosa, pero para entrenar va genial y alguna carrerita no pudo faltar 😉

Es un recorrido que empieza y termina en el mismo sitio, la primera zona muy ancha hasta que llegas a un pequeño hospedaje para poder recargar agua o comida si lo necesitas y una vez culminas la montaña, el recorrido de vuelta es algo más estrecho y pedregoso. Entre camino y camino podías encontrarte con estas preciosidades:

Llegamos al fin del recorrido y fuimos al hotel para cambiarnos e ir a comer y de ahí nos espera la tercera actividad: YOGA.

La clase de yoga estaba pensada hacerla a los pies del Lago de Engolasters, pero se puso a llover y fuimos directas al estudio de Meritxell, llamado Aura Espai muy ambientado para la sesión, dónde nos trasportó totalmente a un ambiente indio, tranquilo, de paz, calma y serenidad.

Hicimos una sesión de Kundalini Yoga, llamado también yoga de la conciencia, consiste en técnicas yóguicas sencillas que pueden ser practicadas por todo el mundo. Mantiene el cuerpo en forma y entrena la mente para ser fuerte y flexible permitiendo afrontar mejor los cambios y el estrés.

Una de las partes de la sesión que más me gustó, fue la conexión de sonidos mientras nosotras estábamos totalmente estiradas, fue muy bonito y a la vez muy relajante, luego no perdí la ocasión para dar un par de toques a los instrumentos que nos enseñó.

Y para finalizar, no podía faltar el té, compartimos nuestras sensaciones y vivencias vividas en la sesión.

TERCER DÍA

Y llegó el último día, nos vinieron a recoger al hotel y de allí directas al centro Wellness Inúu, el nuevo centro termal de Andorra, una zona más tranquila que caldea, pero con el mismo concepto de piscinas de agua, zonas de spa, relax y una zona al aire libre, ahí deseas que se pare el mundo por momentos y así de felices salimos tras una mañana de burbujitas, masaje y mimos 🙂

Acabar aquí fue la mejor recompensa, un fin de semana lleno y dedicado a uno mismo es BRUTAL, ¿Cuántas veces lo hacemos? por suerte o desgracia, no las suficientes, así que espero que con todo lo que os he explicado, tengáis ganas de venir por aquí y de probar alguna de las cosas que he hecho, porque merecen la pena.

Finalmente me gustaría dar las gracias a Irene y Mireia por la invitación, el cariño y la organización de este encuentro que ha sido increíble y a mis compañeras Eli y Jessi por el gran fin de semana!

Un abrazo y ¡¡¡ARRIBAAAAAAAAAAAA!!!

Written By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *