20 formas de comer verdura

Es de sobra conocido que las verduras y hortalizas deben estar presentes en nuestra alimentación diaria ya que ofrecen multitud de beneficios para nuestra salud. Para algunas personas cumplir con este objetivo es sencillo, mientras que para otras supone un auténtico esfuerzo por falta de hábito, porque no gusta o porque sencillamente no saben cómo cocinarla y no quieren caer en la típica verdura cocida y punto.

Y precisamente de eso trata este post. 20 sencillas ideas de cómo preparar e incorporar las hortalizas como un ingrediente más de nuestros platos, disfrutando de su sabor sin que se convierta en una penitencia. ¿Preparada?

  1. Deliciosos purés. Con calabacín y zanahoria, de calabaza o espárrago blanco y puerro. Cualquier combinación es buena. Puedes cocinar varias raciones e irlas tomando durante la semana.
  2. Con cereales. Combina la verdura que quieras con arroz, cuscús, quinoa o pasta integral. Puedes preparar platos tan ricos como un arroz con alcachofas, paella vegetal, cuscús con brócoli o quinoa con pisto.
  3. Espiralizador. Con este utensilio puedes hacer espaguetis de calabacín que puedes consumir en crudo junto con tu ensalada o saltear con verduras. Una forma original y diferente de presentar comer verdura.
  4. Relleno y al horno. Rellena la berenjena, el calabacín o el tomate con un variado de verduras que puedes combinar con tofu, atún en conserva, arroz integral, un poco de queso rallado y a gratinar. Para chuparte los dedos.
  5. Al vapor. En este post tienes toda la información sobre la cocción al vapor. Te recomiendo que pruebes el brócoli. Te gustará.
  6. Hamburguesa. Combina carne picada de pollo o ternera, tofu o legumbres con verduras (champiñón, cebolla, pimiento, zanahoria) y prepara deliciosas hamburguesas.
  7. En tortilla. Cocina las verduras a la plancha, al papillote o al vapor, añádelas sobre el huevo batido y cuaja la tortilla. Tan sencillo como eso. De alcachofas, calabacín o cebolla con pimiento verde.
  8. Empanadillas. Puedes comprar la masa o elaborarla tú misma. Rellénalas con las verduras que más te apetezca y cocínalas al horno.
  9. Tortita o crepe. Tortita mejicana o crepe relleno de verduras (cebolla, pimiento rojo y verde y tomate salteado con un aceite de oliva) o vegetales crudos (lechuga, tomate, maíz, cebolla o calabacín). Una sencilla idea que puedes disfrutar en cualquier momento del día, desayuno, para merendar o cenar.
  10. En tus bocadillos. Enriquece tus bocadillos con lechuga picada, rúcula, rodajas de tomate o pimiento asado.
  11. Crudités. Corta apio, zanahoria, pimiento, pepino) y moja en salsas como humus, salsa yogur o guacamole.
  12. Ensalada. No hagas de la ensalada un plato aburrido. Imagina tantas combinaciones como quieras incluyendo diferentes verduras y hortalizas, frutos secos, semillas, huevo cocido, arroz, quinoa, pollo troceado, tofu, legumbres, aceitunas… y nunca no te cansarás de comer ensalada.
  13. Wok. Otra sencilla y saludable forma de comer verdura quedando una textura final más crujiente que hervida o al horno.
  14. Pizza vegetal. Prepara una pizza vegetal llena de color con ingredientes como pimiento de diferentes colores, berenjena, cebolla, calabacín, champiñones, rúcula, espinacas, o tomate entre otros.
  15. Asadas. Pon una pequeña cantidad de aceite sobre la bandeja del horno, corta las verduras en rodajas o tiras del mismo tamaño, echa aceite de oliva virgen extra, pimentón de la Vera, orégano y comino y déjalo asar en el horno.
  16. En brocheta. Monta brochetas de verduras, o verduras con carne, pescado o marisco cortando todos los ingredientes en trozos pequeños e insertándolos en la brocheta. Puedes cocinarlas a la brasa, plancha u horno.
  17. En licuado o batido. Porque las hortalizas también se puedes beber, puedes prepararte un delicioso y refrescante batido o licuado de solo vegetales o combinado con fruta. De espinacas, manzana y limón, de zanahoria y naranja… Mi consejo es hacerlo en batidora tipo americana mejor que licuadora ya que así puedes aprovecharte de su contenido en fibra.
  18. En tempura. Una forma más de comer verdura que gusta a niños y adultos. Si estás intentando perder peso te recomiendo elegir otras preparaciones como al wok, asada, en puré o ensalada.
  19. Cocido con legumbres. Aprovecha que todavía no ha llegado el calor y haz platos de cuchara como unas lentejas con verduras o garbanzos con espinacas. Puedes añadir restos de verduras que te queden en la nevera de otras preparaciones (pimiento, calabacín, calabaza, espinacas, acelgas)
  20. Sopa. Haz una sopa juliana cortando todas las verduras en tiras o trocitos pequeños. Las pones a hervir con agua o caldo vegetal y cuando falten 5 minutos de cocción añade unos fideos o sémola. Puedes utilizar verdura fresca o si te resulta más cómodo comprar la verdura deshidratada.

Recuerda:

  • Comprar verduras y hortalizas de temporada y proximidad
  • Lava abundantemente y mantén la piel de verduras como la berenjena, el calabacín o el tomate
  • Consume frutas y verduras cada día
  • Cuanto más variedad de verduras y hortalizas consumas más enriqueces tu alimentación y más difícil será caer en la monotonía.
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *