Benefíciate de los productos de temporada

img_frutaverdura

Hagas o no hagas deporte, las frutas y las verduras deben forman parte de tu alimentación diaria. Son muchos los beneficios que aportan ya que son fuente de una amplia variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes, aportan fibra y cuentan con componentes fitoquímicos como los flavonoides, carotenoides o compuestos azufrados que ofrecen múltiples beneficios para el organismo.

La presencia de antioxidantes en la alimentación del deportista juega un papel muy importante para contrarrestar el estrés oxidativo y la producción de radicales libres que se genera especialmente durante el desempeño de ejercicio físico de alta intensidad.

Desde la Asociación “5 al día” se llevan a cabo diferentes campañas para fomentar el consumo de estos alimentos tan indispensables y necesarios. Pero si hablamos de los productos de temporada, las ventajas todavía son mayores, ya que como consumidora puedes disfrutar de productos que no han sido almacenados en cámaras lo cual puede suponer un beneficio para el valor nutricional del alimento. Además se reduce el impacto medioambiental y el coste del producto es menor.

¿Y cuáles son esos productos de temporada? Para identificar estos alimentos puedes tomar como referencia este calendario donde encontrarás las frutas y verduras en función de los diferentes meses del año.

Estos meses puedes consumir frutas como el caqui, la chirimoya, la manzana, la pera, las uvas, el plátano o la variedad de cítricos como la naranja, mandarina, limón, kiwi o pomelo. Tienes diferentes formas de consumirlo: en macedonia, elaborando tú misma deliciosos zumos o licuados combinados con hortalizas, incluirlos en una ensalada o hacer un sencillo postre.

Si observamos las hortalizas, en esta temporadas encontrarás en el mercado productos de temporada como las acelgas, alcachofas, apio, berenjena, brócoli, calabacín, cardo, lombarda, coliflor, endibia, escarola, espinacas, guisantes, judías verdes, lechuga, nabo, pimiento, puerros, rábano, remolacha, repollo, tomate y zanahorias. Una amplia variedad con la que puedes preparar deliciosas menestras, sopas de verduras, caldos vegetales que te ayuden a ingerir líquidos y estar hidratada, puré de verduras, escalibada, pastel de verduras, ensaladas y un sinfín de propuestas.

Recuerda que tanto las frutas como las verduras son una fuente importante de fibra que te ayudarán, junto con la práctica regular de ejercicio y una adecuada hidratación, a regular el tránsito intestinal.

No te lo pienses y consume 5 raciones de frutas y verduras al día, preferentemente de temporada. Si no te gustan o no estás habituada a consumirlos, introdúcelos como a poco, en pequeñas cantidades y comienza por aquellos productos que más te atraigan o creas que te pueden gustar.

Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *