Consejos prácticos para reconducir hábitos

Consejos para reconducir hábitos
Consejos para reconducir hábitos

Es septiembre, el mes de los buenos propósitos, muchas personas se plantean seguir una dieta para quitarse esos kilitos de más y apuntarse al gimnasio así que vamos a hacer un repaso de cómo puedes comenzar a cuidar tu alimentación y reconducir tus hábitos:

Toca llenar la nevera

Volvemos de vacaciones y la nevera está vacía. Es importante que siempre vayas a comprar sin hambre y con una lista de la compra que hayas pensado en casa. Si no dispones de mucho tiempo o no te gusta cocinar te recomiendo que te decantes por opciones prácticas como las verduras congeladas ya limpias y troceadas, las legumbres en conserva o el pescado congelado.

Establece horarios regulares siguiendo 5 comidas al día

Ya no es momento de la improvisación. Te recomiendo que te asignes 5 comidas a lo largo del día y con unos horarios regulares intentando que no pasen más de 3 horas sin que comas algo. Seguir un orden te ayudará a regular el apetito, no picar y comer de una forma más variada y controlada. A media mañana y merienda puedes tomar una pieza de fruta, un yogur, una porción de queso descremado con 1 rebanada de pan, un pequeño bocadillo o un puñado de frutos secos (según tus objetivos, estilo de vida, práctica o no de ejercicio…).

Hidrátate

Aunque comiencen a bajar las temperaturas y tengas menos sensación de sed no dejes de beber agua. Nuestro organismo necesita estar hidratado durante todo el día para poder trabajar correctamente y eliminar toxinas y desechos que se van acumulando. Además te ayudará a regular el tránsito intestinal si durante las vacaciones has tenido dificultades para ir al baño. Si te cuesta beber agua, puedes alternarlo con infusiones calientes o frías, té o zumos de fruta natural.

El pescado blanco es tu aliado

Después de los excesos de las vacaciones es posible que te encuentres más hinchada y con sensación de pesadez. Ahora necesitas hacer comidas suaves, fáciles de digerir y que te aporten poca grasa y ahí entra en juego el pescado blanco. La merluza, el bacalao, el gallo o el lenguado son algunos de los pescados blancos. Tienen un bajo contenido en grasa, son fuente de proteínas y son los aliados perfectos para incluir tanto en comida como en cena cuando queremos perder peso o simplemente cuidar nuestra alimentación. Puedes prepararlo a la plancha o al papillote acompañado con una generosa cantidad de vegetales.

Los vegetales no pueden faltar

Tanto en la comida como en la cena los vegetales en forma de ensalada, verduras al vapor o cremas entre otros no pueden faltar. Mi consejo es que te prepares 2 platos, uno de ellos con la verdura o la ensalada y en el otro plato la ración de proteína (carne, pescado, huevo, legumbres, tofu…) junto con la ración de hidratos de carbono (arroz, pasta, quinoa, patata, pan…). Te recomiendo que siempre empieces por los vegetales para que ayuden a sentirte saciada y comer más tranquila. Por cierto, recuerda que es muy muy importante que comas despacio y tritures muy bien el alimento en la boca, especialmente si tomas alimentos crudos como la ensalada.

Muévete

Si tienes ganas de cuidarte y recuperar tu figura, no puedes olvidarte del ejercicio físico. Forma parte de un estilo de vida saludable y te permitirá lograr más fácilmente tus objetivos.

Plantéate un objetivo que seas capaz de cumplir como ir al trabajo y volver caminando, subir y bajar las escaleras, dedicar 1-2 horas el fin de semana a salir a caminar o coger la bici…!Ánimo!

 

Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *