El helado y la proteína

heladosLlega el verano, hace calor y al igual que cambiamos el tipo de ropa y calzado que vestimos, también adaptamos las comidas a las altas temperaturas. Nuestras preferencias por los alimentos varían. Dejamos el guiso de legumbres, los purés de verduras o las infusiones calientes por platos más refrescantes como las ensaladas con múltiples combinaciones de ingredientes, una variedad más amplia de frutas y zumos naturales, nos apetece más beber agua… y aparece uno de los grandes protagonistas del verano: EL HELADO.

El helado es una mezcla congelada  de diferentes ingredientes con multitud de presentaciones, tipo barra, tarrina, con galleta, cucurucho, con cobertura de chocolate… lo que hace que sus propiedades organolépticas (textura, sabor, olor….) y nutricionales sean distintas.

Principalmente encontramos los elaborados con una base de producto lácteo como es la leche “helados de leche” o la nata “helados crema”, y los helados de agua, sorbetes y granizados.

Desde un punto de vista nutricional los helados elaborados con nata destacan por su elevado aporte calórico y de grasa, que se incrementa si además tienen cobertura de chocolate, galleta o cucurucho. Los helados hechos con productos lácteos, especialmente con leche,  aportan una cantidad variable de calcio (80-140 mg /100 g).

Sin embargo los helados de agua, sorbetes y granizados tienen un contenido en grasa menor (en torno al 1%) y un aporte de azúcares alrededor del 20-30%. Son la opción más “ligera” dentro de los diferentes tipos de helados y por tanto una posibilidad para que tomen, de forma ocasional, las personas que siguen una “dieta” para perder peso o que por otros motivos deben limitar el aporte de grasa en su dieta.

Un helado no es un producto de primera necesidad y por tanto no debe estar presente en nuestra alimentación diaria pero sí puede ser una opción refrescante y placentera para tomar ocasionalmente. Recuerda que no hay alimentos “buenos” ni “malos” sino un estilo de vida más o menos saludable.

Si te decantas por un helado elaborado con leche, disfrutarás de su aporte de proteínas, vitaminas del grupo B y minerales como el calcio, magnesio, fósforo y zinc, interesante para tu alimentación como deportista. De cualquier modo en ningún caso debe suplir el consumo de alimentos que son fuente de calcio como la leche, los yogures o los quesos frescos.

Si por el contrario eliges como opción un refrescante helado tipo “polo”, granizado o sorbete, te ayudará a hidratarte y al mismo tiempo que te aporta azúcares simples  y un bajo contenido en grasa.

Anímate y prueba a hacer tu propio granizado o sorbete con frutas frescas fuente de vitaminas y minerales, o bien un helado elaborado con yogur cremoso desnatado y frutas, fuente de proteínas, vitaminas y minerales adornado con frutos secos picados que te proporcionarán minerales como el magnesio, necesario para el buen funcionamiento del corazón y la relajación muscular.

Tags from the story
, , ,
Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *