Dietas milagro y rendimiento deportivo: ¿son compatibles?

Muchas personas que practican deporte deciden perder peso porque se lo exige la disciplina deportiva (gimnasia, judo, boxeo…), porque quieren sentirse mejor, estar más ágil, por motivos de salud… y para lograr ese objetivo existen diferentes formas o métodos.

En ocasiones la decisión acaba siendo elegir el camino más rápido y cómodo y es donde entran en juego las llamadas “dietas milagro”, pero ¿qué es realmente una dieta milagro? ¿Puede esto afectar a tu rendimiento deportivo? ¿Y a tu salud?

dietas_milagro_deporte

El grupo GREP-AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas) elaboró un documento donde señala algunas de las condiciones que cumple una dieta milagro:

  • Prometen resultados “rápidos”.
  • Prometen resultados “mágicos”.
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos.
  • Contiene listas de alimentos buenos y malos.
  • Exageran la realidad científica de un nutriente.
  • Aconsejan productos dietéticos a los que se les atribuyen propiedades extraordinarias.
  • Incluyen relatos, historias, o testimonios para aportar credibilidad.
  • Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.

Tú misma puedes observar que algunas de las propuestas nutricionales actuales cumplen estas premisas. Seguramente si sigues una dieta de este tipo, logres tu objetivo de perder peso, pero no debes quedarte ahí, porque en este caso “el fin no justifica los medios”. Siguiendo estas recomendaciones, estarás limitando la variedad de alimentos de tu dieta, perderás hábitos saludables por seguir unas indicaciones sin sentido, puedes “coger” miedo a tomar según qué alimentos por el pensamiento erróneo de que son “malos” o “engordan”… y un sinfín de inconvenientes que pueden surgir.

Y si valoramos el aspecto deportivo ¿tiene repercusiones negativas?

Pues indudablemente sí. Hablamos de dietas desequilibradas nutricionalmente, donde la restricción de energía puede llegar a ser totalmente desproporcionada a razón de tus necesidades diarias ya que son pautas que no están adaptadas ni personalizadas y la distribución de esta energía entre los distintos nutrientes no guarda coherencia.

Estas circunstancias limitarán tu rendimiento deportivo tanto en entrenamientos como en competición, lo cual generará una mayor tendencia a la fatiga. Puedes sufrir alteraciones cognitivas (memoria, orientación o aprendizaje entre otras), mayor predisposición a las lesiones, tu capacidad de concentración puede verse mermada, empeorar tu recuperación y la calidad del sueño  y en definitiva tu estado físico y mental empeorará.

Por todo ello es importante que escojas el momento adecuado para perder peso y lo hagas siempre bajo la supervisión de un especialista que te pueda asesorar con rigor sin condicionar tu estado de salud ni tu rendimiento deportivo.

Tags from the story
, , ,
Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *