Gana la batalla a las comidas navideñas

Se acerca la navidad, una época complicada para nuestra alimentación. Además de las comidas y cenas típicas de estas fechas, hay otros momentos de reunión y celebración con familiares, amigos y compañeros de trabajo. Estas celebraciones alteran nuestra rutina y hábitos alimentarios, y por ese motivo tenemos que ser muy conscientes de lo que hacemos. Estamos rodeados de mucha, deliciosa y variada comida que junto con los habituales comentarios de “va mujer que un día es un día”, “si estás muy bien,  come y déjate de tonterías” puede llevarnos a perder el control y caer en el exceso.

Yo me pregunto ¿es necesario comer en abundancia para disfrutar? Desde mi punto de vista no. La navidad consiste en disfrutar de deliciosos platos típicos de estas fechas pero también de las personas que nos rodean y del momento, así que no centres tu atención en la comida.

Son días complicados donde tenemos que tirar de nuestra fuerza de voluntad. Toma conciencia de todo lo que haces y no des la batalla por perdida ya que, aunque no lo creas, vas a poder tomar más decisiones de las que imaginas que te ayudarán a sobrellevar estos días con éxito.

Algo muy importante en estas ocasiones es saber decir “NO”. Cuando alguien te ofrece algo y tú dices “NO, GRACIAS”, no lo interpretes como un desprecio por tu parte. Solo tú sabes cuáles son tus necesidades y tus objetivos. Si has dicho NO quizás sea porque no te apetece, porque crees que no te conviene comerlo, porque no tienes hambre o porque das preferencia a otros alimentos.

Altera lo mínimo posible tu rutina. Hacer varias comidas a lo largo del día evitará que piques y que llegues a las comidas principales con mucha hambre. Toma entre horas fruta, yogur o un puñadito de frutos secos acompañado de una infusión.

Si vas a tener invitados en tu casa y eres la encargada de preparar la comida es importante que hagas una planificación previa de lo que vas a necesitar. Decide qué platos vas a elaborar, y en función de las personas que seáis haz un cálculo de las cantidades y elabora una lista de la compra. De esa manera evitarás comprar en exceso y acumular comida en la nevera.

Tanto si comes en tu casa como si vas a casa de un familiar o amigo intenta que haya vegetales en la mesa. Algo tan sencillo como una ensalada, que tú misma puedes preparar, te ayudará a quedarte más saciada y comer de forma moderada.

Un consejo, coge para ti un plato de postre. Al ser más pequeño te servirás menos comida y no tendrás la sensación de comer poco y quedarte con hambre. Si hay aperitivos sírvete en tu plato los que consideres que debes comer teniendo en cuenta que habrá un plato principal.

Por otro lado respecto al alcohol, si tienes pensado beber vino, cerveza o champán, hazlo con moderación. Resérvate para momentos como los aperitivos o el brindis. Las bebidas con mayor graduación alcohólica aportan más calorías y en el caso de los cócteles o copas, además del alcohol el refresco o zumo aporta azúcar.

Por último y no menos importante, sobre todo para los más golosos, modérate con los dulces navideños (polvorón, mazapán, turrón). Vas a tener muchas ocasiones para tomarlos así que toma una pequeña cantidad para darte el capricho.

Como puedes ver la batalla contra las comidas navideñas no está perdida. Pon en marcha estos consejos que te ayudarán a tener más control sobre lo que comes.  No es necesario que te hagas para ti una comida diferente, o que renuncies a lo que más te gusta, simplemente debes ser moderada y disfrutar del momento con las personas que te rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *