No todo es cuestión de peso

No todo es cuestión de peso

El control del peso corporal es algo que preocupa a muchas personas, y más si tenemos en cuenta que vivimos en una sociedad donde no para de crecer el número de personas que sufre sobrepeso u obesidad y con ello las enfermedades que van asociadas.

Está bien tener una idea de si nuestro peso se mantiene a lo largo del tiempo, aumenta o disminuye, pero esto no nos debe atormentar porque no es lo único ni lo más importante a valorar.

¿Qué pasa si sólo valoramos solo lo que pesamos? Que extraeremos conclusiones erróneas sobre si estamos más o menos delgados, sobre nuestro estado de salud y por tanto sobre lo que podemos o no comer. Por ejemplo, si una persona está delgada se sobreentiende que está sana y que por tanto puede comer lo que quiera incluyendo bollería, fast food y todo tipo de caprichos insanos. Pues no, eso no es así y os voy a explicar por qué.

ÍNDICE DE MASA CORPORAL (IMC)

El índice de masa corporal relaciona el peso y la talla y permite conocer si una persona tiene un peso adecuado, pero no valora los niveles de grasa corporal o la distribución de esta grasa a lo largo de todo el cuerpo. De hecho es un dato que en deportistas, especialmente si practican halterofilia, no se debe valorar porque puede dar un resultado de sobrepeso cuando lo que hay es un elevado desarrollo muscular.

 

Tabla

De hecho en 2012 la Clínica Universidad de Navarra realizó un estudio donde concluyó que un 30% de personas con un IMC considerado normal, eran obesos según su porcentaje de grasa, y además el 84% de los sujetos clasificados como Sobrepeso por el IMC, también presentaban un porcentaje de grasa que los clasificaba como Obesos.

Tabla2

 

% GRASA CORPORAL Y DISTRIBUCIÓN

Ya hemos visto que el peso es un dato que no se debe valorar de forma aislada, sino que lo importante es conocer cuánto de ese peso es grasa corporal y donde está localizada esa grasa.

Según si eres hombre o mujer el porcentaje de grasa corporal varía pero en líneas generales lo adecuado es que un hombre se mantenga entre un 12 y un 20 % y la mujer entre un 20 y un 30 % (según la edad). En el caso de los deportistas los valores de referencia son menores (6-18 % en hombres y 10-20% en mujeres según modalidad deportiva).

Saber dónde está distribuida esa grasa nos permitirá saber si existe riesgo cardiovascular. No es lo mismo que la grasa se localice en la zona abdominal (obesidad androide o cuerpo de manzana) relacionada con un mayor riesgo de enfermedades como la hipertensión, la diabetes tipo II o las dislipemias (alteraciones en los niveles de colesterol), o que la grasa se localice en las glúteos y muslos (obesidad ginoide o cuerpo de pera) donde el riesgo a padecer este tipo de enfermedades es menor.

POR TANTO…

  • No te centres solo en tu peso corporal. Si quieres saber si realmente estás bien acude a un dietista-nutricionista que te realice un estudio de tu composición corporal y te expliqué cómo estás.
  • No por ser delgad@ debes dar por hecho que estás sano. Puedes tener un peso correcto o incluso bajo y unos niveles de grasa más elevados de lo que piensas y de lo deseable para tu salud.
  • Seguir la regla de que si mides 170 cm debes pesar 60 kg es un error.
  • No te compares con una amiga o familiar que mide lo mismo que tú porque seguramente, aún pesando lo mismo, no tendréis la misma morfología y composición corporal.
  • No todo es cuestión de peso. Cuídate y cuida tu alimentación.
Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *