Panga, el pescado de la polémica

La polémica del panga

El panga (Pangasius hypophthalmus)  es un pescado de agua dulce de color gris y carne blanca. De adulto puede llegar a medir 1,5 metros y pesar 40 kilos. Vive en ríos y lagos del sureste asiático, principalmente Vietnam y Tailandia. Actualmente su producción es básicamente en acuicultura siendo Vietnam el principal proveedor.

El panga se ha convertido en un pescado muy apreciado por los consumidores de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón.  En concreto España es el país que más panga importó en el año 2015 llegando a las 23.179 toneladas según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Este pescado siempre ha estado rodeado de polémica principalmente por las dudosas condiciones higiénicas en su producción y la calidad nutricional. El 10 de Enero el canal Cuatro dedicó parte del reportaje “En el punto de mira” a “descubrir la realidad del panga” mostrando el modo de producción. Por otro lado el 31 de Enero la cadena Carrefour decidió dejar de vender panga en sus hipermercados y supermercados al parecer por motivos medioambientales.

Todo esto, junto con la mala fama que arrastra el panga desde hace algún tiempo, ha hecho que muchas personas decidan dejar de consumirlo pidiendo también su retirada de los menús de los comedores escolares.

¿Por qué se ha popularizado tanto su consumo?

El panga es un pescado muy consumido en nuestro país debido principalmente a:

  • Su bajo precio lo convierte en un pescado accesible para muchos consumidores
  • No tiene espinas: se comercializa limpio, sin piel, cabeza ni espinas y eso hace que sea muy cómodo de comer especialmente para los niños. De ahí que se ofrezca en comedores escolares.

¿Qué calidad nutricional tiene el panga?

El pescado es un grupo de alimentos que se valora principalmente por su contenido en ácidos grasos insaturados (omega 3) presentes en mayor medida en el pescado azul, las proteínas de alto valor biológico además de su aporte de vitaminas y minerales.

En concreto el panga es un pescado con bajo valor nutricional. Tiene entre un 9 y un 12% de proteínas frente al 18% que tienen otros pescados blancos como la merluza o el bacalao, y lo mismo sucede con su contenido en omega 3 que es notablemente más bajo que otros pescados blancos.

Realmente, ¿hay motivos para no consumir panga?  

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) realizó recientemente  un estudio sobre filetes de pescado, en concreto 26 muestras de panga (17 congeladas y 6 compradas como frescas) y 6 de perca y los resultados son que:

  • 4 de las 23 muestras analizadas de panga encontraron trifluoralina, un herbicida prohibido en Europa. “En el caso de la perca no se encontraron plaguicidas”.
  • 9 de las 29 muestras, entre panga y perca, los niveles de mercurio “no superaron el límite legal de 0,5 mg/ kg, pero en algunos casos, sí alcanzó la mitad de esa cifra”.

En 2012 la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) se pronunció al respecto diciendo lo siguiente:

Los pescados importados que se comercializan en España, son controlados convenientemente por las autoridades sanitarias de los puestos de inspección fronterizos, donde se comprueba que los productos proceden de países y establecimientos autorizados por la Unión Europea así como el cumplimiento de la legislación europea. Estos controles incluyen controles físicos, realizando análisis de laboratorio. Si se detectan sustancias prohibidas o no autorizadas, además de rechazar inmediatamente el producto, se intensifican los controles de las siguientes expediciones de la misma procedencia y, en caso necesario, la UE puede adoptar medidas de salvaguardia, incluso con nuevas inspecciones sobre el terreno y en última instancia se pueden prohibir las importaciones”.

Respecto al contenido en mercurio, AESAN comenta “teniendo en cuenta que el mercurio es uno de los contaminantes habituales en los alimentos, y que se encuentra en el mar como consecuencia de la contaminación industrial y medioambiental, no es de extrañar encontrar ciertos niveles. Sin embargo, los niveles comentados en la publicación son tranquilizadores, ya que no superan en ningún caso el límite legal”.

“En relación a la presencia de residuos de trifluralina, hemos de comentar que es una sustancia activa con acción herbicida cuyos usos no están autorizados actualmente en la UE, no por cuestiones de seguridad al consumidor sino especialmente medioambientales, dada su persistencia en el medio marino, su bioacumulación y su toxicidad para los peces. Respecto a los peligros para los consumidores que pueda entrañar su presencia en el pescado, debemos decir que los expertos de la UE (EFSA) coinciden en que es una sustancia que no tiene efectos tóxicos preocupantes a corto plazo por su ingesta”.

Y como conclusión la AESAN dice “Se puede concluir que no se identifican problemas de seguridad alimentaria para los consumidores, incluidos grupos vulnerables de la población como los niños”. 

Mi opinión…

  • Como ya hemos visto el panga es un pescado con bajo valor nutricional. Teniendo en cuenta que en nuestros mercados hay una gran variedad de pescados blancos (merluza, lenguado, rape, pescadilla, bacalao, congrio, rape…), yo como nutricionista no recomendaría su consumo.
  • Valorando su modo de producción y el impacto medioambiental que supone no tiene sentido su consumo, y más teniendo en cuenta que en nuestro país tenemos pescadores trabajando cada día para ofrecernos pescados de calidad y de proximidad.  
  • Debemos acostumbrarnos a que las espinas no sean un problema para comer pescado. Es un proceso de aprendizaje que desde niño hay que habituarse. La comodidad no es un buen amigo de una alimentación sana. En la pescadería puedes pedir que te limpien el pescado y te separen los lomos o filetes de la espina.
  • En caso de consumir panga altérnalo con otros pescados de manera que no abuses de ninguna especie.
  • Si el precio te impide comer otros pescados que no sean panga o perca mi consejo es que alternes el pescado con otras fuentes de proteína como legumbres, huevo, carne o derivados de la soja. Comer pescado de calidad no es comprar lo más caro. Aprovecha las ofertas de la pescadería y elige productos de temporada que son más baratos.
Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *