Septiembre, el mes de los buenos propósitos

Septiembre

Estamos en septiembre y para muchos ya se han acabado las vacaciones. Es el momento de volver a nuestra vida, poner orden y retomar la rutina. Como no, septiembre es el mes por excelencia donde también hacemos balance de los excesos del verano, las tapitas y cervecitas del bar, los helados…

Para confirmar las sospechas te subes a la báscula y ves algo que no te gusta. Has subido de peso y quizás más de lo que esperabas, así que llega el momento de ponerse las pilas y buscar remedio. Esto no debería suceder, o no hasta el punto de ganar 4-5 kg durante las vacaciones, porque querría decir que las personas saben comer y disfrutar sin perder el control ni caer en los excesos, pero desafortunadamente las personas comen peor de lo que se imaginan.

Si eres de los que han ganado unos kilos en verano y quieres encontrar una solución, te recomiendo que te olvides de buscar algo rápido y milagroso. No caigas en la tentación de hacer una dieta de moda que te quite los kilos de más pero también tu salud. Acude a un profesional como un dietista-nutricionista que te ayude a identificar qué cosas haces bien y mal, valorar tus hábitos de alimentación, que te enseñe a comer y que te ayude a disfrutar comiendo de una manera saludable.

Perder peso siguiendo unas pautas sin personalizar que poco tienen que ver con sus gustos, necesidades y estilo de vida, y alejadas del rigor científico como se suele decir es pan para hoy y hambre para mañana. Tarde o temprano volverás a recuperar el peso y estarás toda tu vida sometido a dietas, restricciones y que el peso sea una preocupación diaria.

Empezar a cuidarte es muy sencillo. No hace falta buscar algo novedoso o diferente. De hecho seguramente sepas muchas de las cosas que debes hacer, solo tienes que ponerte en marcha. No empieces la casa por el tejado y asegúrate que cumples con lo más básico:

  1. Come fruta y verdura cada día
  • Variedad colores = variedad de nutrientes
  • Alterna vegetales crudos y cocinados (horno, wok, vapor)
  • Productos de temporada
  • No hay fruta buena ni mala. Disfruta de la mayor variedad
  1. Agua, el protagonista de tu hidratación diaria

Además de agua puedes tomar infusiones o té (salvo que tengas problemas para conciliar el sueño). Los zumos, refrescos y licuados no son, ni mucho menos, lo más recomendable.

  1. Cuanto menos, mejor. Hablo de productos de bollería, refrescos, embutidos, platos precocinados o salsas comerciales. Si tu alimentación es vegetariana prescinde, por su baja calidad nutricional, de productos como embutidos, hamburguesas y salchichas vegetales ya envasadas y preparadas para consumir.
  2. Practica ejercicio físico. Sí o sí debes acostumbrarte a subir y bajar las escaleras, y evitar coger el coche o la moto en desplazamientos. Si además puedes sacar tiempo libre para practicar deporte (salidas en bici, ir a nadar, clases dirigidas, deportes en equipo), genial.
  3. ¿Cómo preparar los alimentos? Preferentemente al vapor, horno, wok, papillote y plancha. Aderezar los alimentos con especias o macerados te permitirá disfrutar de un mismo alimento con diferentes sabores y aromas.
  4. Modera el consumo de aceite en los aliños. Si tu objetivo es perder peso, te recomiendo utilizar entre 2 y 3 cucharas soperas de aceite al día para cocinar y aliñar tus platos. Un spray te puede ayudar a no excederte.
  5. Evita picar entre horas. Esto ocurre especialmente por la tarde al llegar a casa o mientras preparas la cena. ¿Cómo vencer la tentación? Merienda algo como, una fruta, un yogur, un vaso de leche o bebida vegetal, una tostada con embutido magro, humus o aguacate o un puñado de frutos secos. Esto puede ser suficiente para gestionar mejor el apetito.
  6. Cuantas más cosas planifiques mejor.
  • Marca horarios regulares de comidas
  • Organiza la compra con una lista de los alimentos que necesitas
  • Decide las comidas y cenas de los próximos 3-4 días o incluso puedes hacer un menú semanal. Evitarás improvisar y tener que pensar en el último momento qué comer.

 

 

Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *