¿Te sientes como un globo después de comer?

Sentirse como un globo

La distensión abodminal o vientre hinchado es una desagradable sensación que algunas personas sufren después de comer. Las causas de esta distensión abdominal pueden ser diversas:

  • Producida por una intolerancia alimentaria (lactosa, fructosa, sorbitol o gluten) en cuyo caso es necesario un diagnóstico que lo confirme para poder hacer un abordaje nutricional adecuado.
  • Como consecuencia de una enfermedad digestiva como la enfermedad de Crohn o el síndrome de intestino irritable conocidas como enfermedades inflamatorias intestinales y que además de hinchazón pueden causar estreñimiento, diarrea, gases, dolor abdominal, pérdida de peso u otros síntomas no digestivos.
  • Causado por el stress. Existe una conexión entre el aparato digestivo y el sistema nervioso y de ahí que cuando sufrimos algún tipo de stress o ansiedad puedan aparecer molestias como hinchazón o gases que dificulten la digestión. Además hay que tener en cuenta que cuando estamos nerviosos comemos más rápido lo cual también afecta negativamente porque no masticamos lo suficiente además de tragar aire.
  • Un consumo elevado de fibra en forma de productos integrales, alimentos ricos en fibra, frutas y verduras puede favorecer la aparición de gases y molestias.

En muchos casos en los que se sufre esta desagradable sensación de hinchazón no hay un problema digestivo, una intolerancia alimentaria o una situación de stress que lo cause, sino simplemente unos hábitos diarios erróneos que lo favorecen.

Si existe hinchazón abdominal principalmente después de comer conviene valorar si la conducta y los hábitos son los adecuados. Para ello sigue las siguientes recomendaciones:

  1. COME DESPACIO

Desde mi punto de vista es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Hay que comer despacio, en un lugar tranquilo y agradable que nos haga disfrutar del momento. Evita distracciones como la televisión, el móvil o el ordenador ya que de lo contrario no serás consciente de la velocidad a la que comes ni apreciarás los sabores, aromas y texturas. Emplea cubiertos pequeños y suéltalos entre bocado y bocado. Recuerda que la digestión comienza en la boca y por ese motivo comer despacio y triturar muy bien el alimento es fundamental.

  1. EVITA O MODERA ALIMENTOS FLATULENTOS

Verduras: coliflor, brócoli, coles de Bruselas, col, lombarda, alcachofas o pimiento.

Legumbres: para mejorar la digestión puedes tomar lenteja pelada, consumir la legumbre triturada pasada por el pasapuré. Cocer la legumbre con hinojo, romero o comino.

  1. CUIDA LA HIDRATACIÓN

Para una adecuada digestión también es importante mantener nuestro organismo suficientemente hidratado. Incluye agua e infusiones a lo largo del día y evita tomar bebidas con gas.

  1. EVITA MASTICAR CHICLE
  2. LOS PRODUCTOS “LIGHT” o “SIN AZÚCAR” contienen edulcorantes artificiales como xilitol o sorbitol que pueden favorecer la aparición de gases y molestias digestivas.
  3. NO LLEVAR PRENDAS QUE APRIETEN

Evita prendas muy ajustadas o que aprieten la zona abdominal.

  1. INFUSIÓN DIGESTIVA

Acabar la comida con una infusión digestiva, carminativa o relajante como manzanilla, anís estrellado, comino, melisa o tila puede mejorar las digestiones.

  1. “LA LECHUGA HINCHA Y RETIENE LÍQUIDOS”

Este es un comentario que está en boca de todos, que suscita dudas y que incluso algunos “profesionales” comentan en sus consultas desaconsejando tomar lechuga especialmente por la noche.

Sí es cierto que los vegetales cocinados se digieren con mayor facilidad que los crudos, pero el problema no está en consumir vegetales crudos, en este caso la lechuga, sino en comer muy rápido. Como ya he comentado antes la digestión comienza en la boca y si no masticamos la lechuga lo suficiente la sensación de hinchazón y pesadez será mayor.

  1. Si eres una persona nerviosa o que por tu trabajo sufren stress te recomiendo que practiques técnicas y ejercicios de relajación para que te ayuden a estar más tranquila.

Como puedes ver hay varios factores que pueden condicionar el proceso de la digestión, y corregirlos puede hacer que las molestias poco a poco desaparezcan.

Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *