Ten en cuenta algunas diferencias nutricionales

Diferencias nutricionales

Estamos acostumbrados a emplear a diario muchos términos relacionados con las propiedades nutricionales de los productos que comemos, pero por las explicaciones que me dan muchas personas veo que las ideas no están claras. Un consumidor informado es un consumidor con criterio que elige cada producto sabiendo lo que compra, y para que veas a qué me refiero, te pongo 4 ejemplos muy habituales que llevan a la confusión:

QUESO DESNATADO VS QUESO LIGHT

Un queso desnatado es aquel que tiene como máximo un 10 % de grasa. Sin embargo un queso light es aquel que tiene un 30 % menos de calorías que su producto original.  Por ejemplo: queso X untar con un 28 % grasa y queso X light con un 16 % de grasa.

SIN AZÚCAR AÑADIDO

“Sin azúcar añadido” significa que al producto no se le ha añadido azúcar durante su proceso de fabricación, pero esto no quiere decir que el producto no contenga azúcar ya que lo puede tener de forma natural por los ingredientes con los que está hecho. Algunos de estos productos podrían ser: mermelada, salsa de tomate o galletas con fruta, todos ellos “sin azúcar añadido”.

SIN LACTOSA

La leche sin lactosa no es nutricionalmente mejor ni más sana, ni con menos calorías que la leche con lactosa. La lactosa es el azúcar propio de la leche. Es un disacárido, es decir un azúcar formado por glucosa y galactosa.  Estos azúcares se separan industrialmente y de esa forma se crea la leche “sin lactosa” pero nada más.

No confundas la lactosa con la grasa. Por ejemplo, la leche desnatada con y sin lactosa tiene el mismo contenido en grasa, y digo esto porque en más de una ocasión me han hecho algún comentario mezclando y confundiendo los términos.

BATIDO VS LICUADO

Desde un punto de vista nutricional el producto que extraes con una licuadora nada tiene que ver con una batidora.

La licuadora extrae y separa por un lado el agua y el azúcar, que es lo que tomamos, y por otro lado la fracción de desecho donde queda la fibra de la fruta. Sin embargo cuando se hace un batido con una batidora de vaso, el 100 % del producto que añadimos es triturado sin que se deseche la parte fibrosa de la fruta. Esto hace que sea más recomendable un batido  que un licuado ya que necesitas menos cantidad de fruta para conseguir un vaso, por tanto el consumo de azúcar es menor, el efecto saciante es mayor y no desechas ninguna parte de la fruta. Aunque no hay que olvidar que la primera elección siempre debe ser la fruta entera.

 

Written By

Soy Jessica Hierro. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Tecnóloga de los alimentos. Formo parte del equipo de nutricionistas de la Clínica Alimmenta, en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *