Anorexia, bulimia y otros trastornos de la alimentación, problemas con solución

Según el último estudio de Trastornos de la conducta alimentaria en España: Revisión de estudios epidemiológicos: Entre el 1% y el 3% de la población adolescente y joven de ambos sexos sufre un trastorno de este tipo.

Las cifras hablan por sí solas, seguro que has escuchado hablar cientos de veces sobre trastornos de la alimentación como la anorexia, la bulimia, la sobreingesta compulsiva y la obesidad, ¿pero qué son realmente? Analicemos algunos de los casos más frecuentes:

La anorexia nerviosa es un trastorno mental caracterizado por un perfeccionismo extremo que se manifiesta y centra alrededor de la ingesta de alimentos y la imagen corporal, llevando al enfermo/a a unos límites de restricción obsesiva, con profundo miedo a la pérdida de su control enfocado en mantener un peso extremadamente bajo.

Trastornos alimentación
Trastornos alimentación

Los objetivos a conseguir con el tratamiento nutricional serán restablecerlo a un peso saludable y mantenerlo para  rehabilitarnos y conseguir una recuperación completa.

Otro problema frecuente es la bulimia nerviosa desarrollada en una segunda fase en ocasiones por los pacientes anorexicos. Consiste en comer compulsivamente.

Los objetivos a conseguir con el tratamiento nutricional serán conseguir que la paciente deje de purgarse,  informarle acerca de hábitos alimenticios saludables y potenciar su autoestima.

La sobreingesta compulsiva, que alterna atracones y dieta prácticamente de por vida, produce fuertes sentimientos de culpabilidad y baja autoestima, además de otros sentimientos negativos que sería importante considerar desde un punto de vista psicológico. Los objetivos a conseguir con el tratamiento nutricional serán recuperar hábitos nutricionales adecuados y conseguir una reeducación alimentaria.

Sea cual sea el caso, siempre se debe recurrir a un tratamiento llevado a cabo por expertos. Es importantísimo ayudar al paciente a reelaborar sus falsas creencias acerca de la alimentación, su propia valoración personal, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *