¡Gatillazo! ¿Eso significa que no le gusto?

¿Alguna vez has conocido a un hombre, habéis tonteado, ha habido “química” entre vosotros, habéis llegado a la cama y… cuando estáis a punto de tener relaciones sexuales, a él no se le levanta…? o ¿Estás en una relación de pareja con un hombre desde hace tiempo y él tiene una mala época y “eso” ya no es lo que era?

Cuando hablamos de estos temas tendemos a pensar que solo hablamos de él, y a menudo nos olvidamos de la persona que ese hombre tiene al lado. Y me gustaría dedicar este post a estas personas que en algún momento han pensado, delante de un gatillazo ideas como “uf, ya no le pongo tanto como antes”, “si no se le levanta es que ya no le gusto”, “ui, si no puede tener una erección eso significa que no le gusta lo que ve”, o “claro, no se le levanta porque tengo unos quilitos de más”.

Gatillazo
¿Cómo hacer que funcione?

Seguramente delante de una situación así los protagonistas de la escena centren sus esfuerzos en conseguir que “eso” funcione, que se “levante” para poder seguir y poder tener penetración. Pues bien, a algunos y algunas la insistencia os habrá funcionado pero probablemente a la gran mayoría el insistir lo único que habrá hecho  será desesperaros y poneros más nerviosos. Pero… ¿por qué no funciona el insistir?

Bien, la respuesta es muy sencilla, para simplificarlo la idea es que no pueden funcionar dos “cabezas” a la vez. Es decir, si queremos que funcione el pene no podemos pensar con la cabeza, ¡tenemos que sentir con el cuerpo!

La erección es un mecanismo automático que funciona si se juega, se erotiza la situación, se excita y se divierte la persona, entonces… ¡funcionará! ¿Verdad que si quieres dormir y piensas que tienes que dormir, no te duermes? Pues igual con la erección, cuanto más se piense desde la cabeza, menos entrará en erección.

Por lo tanto, si él no tiene una erección no es ni porqué tienes unos quilitos de más, ni porque has dejado de gustarle, ni porque no le gustes. Si está en la cama contigo… ¡le gustas! es fácil.

Entonces, si le gusto ¿por qué puede pasar?

Si pasa de forma puntual, seguramente será:

  • Porque él está nervioso
  • Porque siente presión para hacerte sentir placer
  • Porque se responsabiliza de tu orgasmo
  • Porque en otras situaciones ya le había pasado
  • Porque está más pendiente de su pene que de lo que está pasando
  • Porque haya anticipado la situación y tenga miedo de fallarte

Si pasa de forma repentina, continuada y nunca antes había pasado, entonces lo mejor sería consultar con un experto, primero un médico para descartar cualquier patología física, o alguna dificultad cardiovascular, y si se descarta patología orgánica entonces acudir a un psicólogo o psicóloga experto/a en sexualidad masculina.

Entonces, ¿qué hay que hacer para que se “anime”?

  • Dejar de centrarse en el pene, ya se animará cuando dejéis de penar en él
  • No centrar la relación sexual en la penetración (¿quién dice que la penetración es lo más importante?)
  • Centrar el encuentro sexual en el placer y en el “ahora”
  • Y lo más importante: ¡Divertirse!
Written By

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *