Locuras por amor: Quién no arriesga no gana

¿Alguna vez te ha pasado alguna de estas frases por la cabeza?

  • ¡De hoy no pasa, y le declaro todo lo que siento!
  • Aunque hoy tenga que hacer malabares, le daré una sorpresa, ¡y voy buscarlo!
  • Con el poco tiempo que llevamos, ¡nos vamos a vivir juntos!
  • Cojo un avión y me planto allí.
  • ¡Lo dejo todo y me voy contigo!
  • O como decía aquella canción: Si tú me dices ven, lo dejo todo…

Como podéis ver, éstas y muchas otras, podrían ser ejemplo de diferentes locuras por amor. La locura es aquello que te mueve, que puede llegar a embriagarte de una felicidad inmensa -primeras veces, nervios, mariposas…-, para llevar a cabo esa pequeña o gran locura, pensando en lo dichosa que te harán esos momentos.

No obstante, a la vez que te hace subir a las nubes, con tan sólo un contra -ya bien, tuyo, o una crítica de algún amigo o familiar- puede llegar a poner en duda si es tan brillante es la idea de cometer esa locura.

Entonces aparecen las dudas, ¿hay que hacerlas? ¿Vale la pena? ¿Y si la otra persona no nos corresponde? ¿Más vale prevenir y no arriesgar tanto?

Una locura representa un punto de inflexión cuando estamos buscando el amor o creemos haberlo encontrado. Se dice que las personas que van a cometer locuras por amor o que las han cometido son inconscientes, personas temerarias pero realmente, no tiene porqué ser así.

locura_amor
También estamos hablando de personas seguras de si mismas, con una confianza valorable. Por tanto, puede ser que se las vea enloquecidas para cometer este tipo de actos, pero también es de valientes porque están dispuestas a luchar por lo que ellos creen, con todas las de la ley. Parece que una locura no requiera responsabilidad pero es un requisito indispensable, porque las locuras, aunque parezca por definición que son imprudentes, insensatas o poco razonables, también responden a reflexiones internas, o  con amigos, con confidentes, o incluso en foros de internet. Hasta haberle dado tantas vueltas que dicen “ya sí que sí!” y lo tienen más que organizado habiendo valorado todas las posibles situaciones que vayan a suceder durante la locura, y las consecuencias que éstas puedan tener, ya sean negativas o positivas.

Si deseamos cambiar o avanzar en una situación, obtener un resultado diferente, conocer una respuesta,… inevitablemente tendremos que hacer algo diferente de lo que estamos haciendo hasta el momento, ¿no? Con esto podríamos decir que sí hay que hacer locuras, pero pongamos un poco el freno.

Para cometer una locura hay que tener en cuenta principalmente los siguientes requisitos:

  • Todo tiene unos límites.
  • Valorar la situación vital de cada persona (edad, recursos,…)
  • Es indispensable que cada uno valore sus pros y contras ante una decisión.
  • Aceptar que siempre perderemos, ganaremos o cambiará algo.
  • El resultado no siempre será positivo, pero si es necesario para poder avanzar.

Contraindicaciones:

No confundir locura por amor por actos desesperados cegados por la situación que se está viviendo, sin respetarnos a nosotr@s mism@s.

Para acabar, no se me ocurre mejor manera de acabar, que con un par de preguntas, ¿alguna vez has hecho alguna locura por amor? ¿Te animas a compartirla? (sería una buena manera de dar ideas para futuras ocasiones).

Tags from the story
, , ,
Written By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *