El momento cheerlady: Qué es y cómo evitarlo

cheerlady

 

Así empezaba una de mis visitas hace unas semanas…”Pues la primera cita muy bien. Es supermajo y me contó todo de su vida. Estuvimos toda la tarde juntos. La cita siguiente me propuso un plan a mi gusto. Fue divertido. Otro día estuvimos de excursión. Pero esta semana me ha dicho que está muy liado. Lo que pasa es que nunca me envía WhatsApps, siempre tengo que ser yo, pero me responde muy rápido. También tardó cuatro días en concretarme la última cita, estaba con gripe. Ahora he vuelto a ser yo la que le dice de quedar…”

Aquí empieza el momento cheerlady. Es ese momento en el que una nota que está animando sola la relación. Llegados aquí, mejor dejar los pompones. Esto no tiene que indicar un final inminente, pero tomar otro rumbo es volver al relax y al “dejar que las cosas sucedan”.

¿Cómo evitar y qué hacer en el momento cheerlady?

Si tu objetivo es tener una relación y buscar un compañero de vida, es mejor que te encuentren distraída en tus cosas; en tu vida; en vez de ir planeando y controlando las citas.
1. Céntrate 100% en ti. Busca tus propias pasiones y objetivos. Si tienes que comprometerte con algo, comprométete con “tus cosas”. Es mucho más atractivo alguien que pone pasión en su vida y en sí mismo que en ser friendly para el otro. No se trata de ser agradable para el otro, se trata de ser agradable para uno mismo. ¡TÚ TIENES QUE IR PRIMERO!

2. Aquí funciona saltarse la norma: ¡más de uno a la vez! Muchas mujeres se preocupan por si él está quedando con otras o si se ha desinstalado la app de ligar después de un par de citas. Sin embargo, es importante aprender a quedar con más de uno a la vez en temporada de citas. La monogamia seriada en cuánto a ligar o buscar pareja funciona cuando uno es joven y está aprendiendo a cómo estar en una relación. Pero quedar con un solo hombre cuando se busca una relación es asegurarse seguir un patrón de corazón roto.

3. Poco hablar y más vivir. Disfruta de las citas. Norma: no serán las palabras sobre la relación las que te hagan atractiva, sino los momentos compartidos y la emoción que siente el otro cuándo estáis juntos.

4. ¿Pero nunca se debe hablar? Evidentemente que sí. Tienes derecho a hacerlo siempre que quieras. ¡Atención! las respuestas pueden ser: sí, no o no sé. Decir a alguien lo que sientes no significa que él sienta lo mismo. Leí que esto es un invento de Hollywood.

5. El “timeline” del otro es diferente al tuyo. El ritmo de compromiso de cada uno es diferente y esto no significa nada más que eso. Es decir, ir más rápido a comprometerse no asegura el éxito, ni al revés.

6. La atracción no depende de la belleza. Nos sentimos atraídos por aquellos que crean su propia felicidad y sus vidas tienen propósitos, más que de lo guap@s que son o de su necesidad de tener una relación.

7. Cum Laude: En lugar de juzgar y culpar, apuesta por compartir sentimientos de forma honesta y auténtica. Mostrar inteligencia emocional; es decir, alguien que se hace responsable de sus emociones y pensamientos; es un imán para atraer a los otros.

8. ¡¡¡Y sobre todo!!!No destroces tu autoestima creyendo que no eres suficientemente: guapa, inteligente, simpática, guay, moderna, deportista, etc. Ni te hagas daño espiando sus redes sociales. ¡ERES SUFICIENTE y válida tal como eres!

Elisabet Aulet. Psicóloga y psicoterapeuta. Especialista en terapia de pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *