Pasos para olvidar a una expareja

Young beautiful gir thinking about her love.

Olvidar a una ex pareja es un tema complicado y doloroso. Y es doloroso tanto si se es la persona que toma la decisión de dejar como quien es dejada…

Y, a menudo, lo que nos sucede cuando hemos dejado a alguien o nuestra apareja nos ha dejado es: remover una y otra vez aquella colección de recuerdos que nos hacen sentir culpables, que nos hacen sufrir y que nos hacen pensar una y otra vez en aquello que no se ha hecho correctamente, en lo que falló y lo que pudo haber sido si hubiera funcionado.

Es por ello que, es habitual, que muchas personas hagan ciertas coses que, en lugar de dejarles avanzar, superar la ruptura y reconstruir su vida, quedan ancladas en ese capítulo de su vida y no sanan la herida de la ruptura.

Hoy intentaremos dar algunos consejos para que podemos olvidar a nuestra ex pareja y, así, seguir adelante construyendo nuestro futuro:

– Contacto 0: es decir, no quedar con esa persona, no buscarla, llamarla, mirar sus redes sociales, mirar si está on line en el whatsapp. Intentar no sumergirnos en los recuerdos: fotografías, canciones, momentos vividos juntos… Todo eso nos remueve la herida y no deja que se cure. Solamente mantener el contacto necesario en caso de tener una familia juntos ya que no se deja de ser padre de los hijos…

– Encaminarnos hacia el futuro: construir paso a paso cómo queremos que sea nuestra vida a partir de ahora. Buscar pequeñas cosas que aporten alegría, buenos momentos, cuidarnos. Para ello debemos seguir quedando con nuestras amistades, no debemos dejar de arreglarnos, podemos buscar actividades que nos aporten energía positiva

No querer evitar el dolor: no hay anestesia para superar una ruptura de pareja. Es uno de los momentos más duros en la vida de una persona. Por lo tanto, hay que aprender a transitar el dolor. Y nada puede calmarlo excepto facilitar su curación.

Eliminar el contacto, mirar hacia el futuro y no querer evitar el dolor son 3 pasos necesarios tanto para quien ha dejado a su pareja como quien ha sido dejada por ella. La diferencia entre una y otra es que quien deja a la pareja ha tenido más tiempo para elaborar la decisión y quien es dejada siente que es una decisión tomada en contra de su voluntad. Pero es una situación difícil para ambas personas.

Superar una experiencia como esta aporta más autoconocimiento, fortalece y eso, en el fondo, nos hace mejores personas (aunque suene un poco extraño).

Os dejo un vídeo  donde cuento estas claves y así veis los consejos “en movimiento”.

¡Espero que os sea útil!

Written By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *