¿Sexo tradicional? ¡Innovar o morir!

En la cama también nos aburrimos o podemos llegar a aburrimos, y cuando pasa nos cuesta creerlo  e incluso preferimos no hablar o pensar sobre ello. Los motivos pueden ser muy diversos, pero aunque parezca contradictorio, el problema suele llegar cuando empezamos a pensar en las soluciones, es decir, cuando nos preguntamos… y ¿¿qué hacemos??

Existe la posibilidad de plantearnos hacer algo diferente, por ejemplo, ¿nuevas posturas? ¿Juguetes?… Pero ¿qué posturas? ¿Qué juguetes? ¿Y si no me gusta ninguno?

En esta búsqueda de alternativas necesitamos referentes, pero podemos encontrarnos con más y nuevas dudas, y entonces la cuestión se complica. Se crea una situación caótica con demasiados frentes y sin respuestas claras de que hacer exactamente, y podemos caer en algo conocido como círculo vicioso: detectamos un problema, buscamos soluciones, alternativas pero estas crean más problemas y dificultades, en consecuencia volvemos al principio y no hallamos ninguna solución.

Muchas personas evitan todas estas cuestiones bajo el lema: “Nosotros somos tradicionales, no nos gustan las cosas raras, preferimos el sexo normal”

Si es así y las relaciones sexuales para ti y tu pareja son satisfactorias, no le des más vueltas!

Si por el contrario, quieres quitar esa etiqueta y valorar nuevas opciones, te invito a seguir leyendo. La primero pregunta que tenemos que paletearnos, es: ¿normal? ¿Qué es el sexo normal?

¡La normalidad no existe! Y menos si hablamos de sexualidad. Existen tantas sexualidades como personas en el mundo.

innovar-o-morir

Sexo tradicional

Cuando hablamos de sexo tradicional, en ningún momento el objetivo es criticar o hacer crear que esa sexualidad no es válida. En este artículo hacemos referencia al sexo tradicional, cuando etiquetamos nuestra sexualidad como aburrida, demasiado monótona, siempre lo mismo,… hasta el punto que no resulta satisfactoria.

Lo tradicional no tiene que significar algo negativo o aburrido, todo lo contrario, visualizar nuestra sexualidad tradicional como un aliado más que como un enemigo, nos ayudara a encontrar aquellas cosas que nos resulten cómodas y ayuden a despertar nuestro deseo. El aburrimiento empieza cuando nos resignamos y no movemos un dedo para cambiarlo.

Una vez detectamos esta situación, nuestra idea de solución generalmente se sitúa en el otro extremo, es decir, hay que hacer lo contrario para salir de allí. Esto asusta o incluso resulta desagradable y no es una opción a seguir.

Muchas de las quejas relacionadas con la rutina tiene que ver con que las posiciones usadas en los encuentros sexuales son siempre las mismas o los mismos juegos, lo cual impide que cada uno encuentre la que más se adapta a sus gustos.

Cuando tú relación llega a ese punto donde el sexo se vuelve cotidiano, aburrido o simplemente quieres hacer algo totalmente diferente de lo que estás acostumbrado ¡es hora de innovar!

Innovar

Cuando hablamos de sexo no hay nada que se pueda considerar correcto o equivocado, todo lo contrario, la principal norma es dejar volar la imaginación.

Si la imaginación está un poco adormecida, podemos ayudarla. Existen películas eróticas (no hablamos únicamente de pornografía, que también se pude incluir), lecturas, juegos, conversaciones,… que pueden ayudarnos, no a imitar, pero si a seleccionar ingredientes que nos sean atractivos.

Cada persona y en consecuencia cada pareja, es distinta y única, por ello no podemos hablar de una única sexualidad y muchos menos de una manera concreta de hacer, sentir o experimentar.

Para llevarlo a cabo es indispensable la creatividad, explorar el mundo del sexo, a uno mismo, y a la persona que tenemos al lado. Lo importante es dejar los tabúes y el miedo a tu cuerpo, ten confianza en ti mismo para que la compartas con tu pareja.

Y para finalizar, no podemos despedirnos sin recordar uno de los requisitos más importantes para innovar: las relaciones sexuales son un acto de responsabilidad y un acuerdo entredós. Hay que respetar los deseos y límites de cada uno para que la relación sea satisfactoria.

Written By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *