¿Te sientes conectada con tu pareja?

 

Sentirse conectado… ¡El misterio de toda relación! Muchas parejas llegan a consulta pensando que la conexión es cosa del inicio de una relación. ¡Qué manía tenemos en pensar que los inicios son siempre tan bonitos! Pues sí y no. Los inicios son románticos, pasionales, divertidos…y también, hay miedo, incertidumbre, ambigüedad…Ningún momento es perfecto y la imperfección lo hace misterioso y apetecible.

Sin imperfección no hay curiosidad, todo se haría más previsible. Las relaciones son imperfectas y así son bonitas y la curiosidad es el motor del deseo. ¡Hay que cuidarla! Es cuestión de cambiar la atención: poner atención a nuevos gestos, mensajes y funcionamientos diferentes; que pueden llevar a conexiones diferentes.
Ser curioso es una decisión. Una actitud hacia tu relación para darle valor y disfrutar de ella.

¿Y con la sexualidad?
Al sexo hay que ponerle curiosidad más que espontaneidad. Muchas parejas que llevan años juntos creen que planificar los momentos de sexo es aburrido, que el sexo tiene que salir espontáneo. ¡¡Error!! ¡¡Gran mito!!! ¿Cuántas cosas te salen espontáneas después de un duro día de trabajo? ¡Acabar el día mejor depende de ti!

Aquí unos tips para llenar de curiosidad tu cama:

1. Ir a dormir a la misma hora. Unos abrazados es el primer grado. Probablemente no acabaréis cada día con grandes sesiones de sexo, pero es una forma de tener en cuenta la intimidad y la sexualidad en la agenda diaria.

2. Hablad sobre vuestra sexualidad. Solo un 9% de las parejas que no hablan de sexo están satisfechos con su sexualidad.

3. Poned creatividad a vuestras sesiones de sexo. Os recomiendo curiosear en esta Sex Shop Online. No vale seguir siempre el mismo guión en la cama: masturbación, sexo oral y penetración. ¡¡Aburrido!! Para mejorar hay que añadir cambios de secuencia, novedades, nuevos juguetes, nuevas horas del día…

4. ¡Provócale! Seguro que al principio tenías muy en cuenta tus juegos para no dejarlo descansar ni un minuto. ¿Y eso es espontáneo? ¡¡¡No!!! No tiene nada de espontáneo. ¿Recuerdas el rato que estabas pensando que te ponías, que ropa interior le gustaría más…? ¡Recupera estos dones!

5. Un poco de abstinencia y separación. Ocúpate de tus cosas y de ti misma. No hay nada más sensual que la gente con propósitos e independiente. El deseo necesita aire para crecer.

6. Ya sabéis la norma: no se trata de cantidad sino de calidad. Aunque negociar cierta cantidad os puede ayudar a que el sexo no se extinga.

7. ¿Cómo sumarle calidad? Es responsabilidad de cada uno. El deseo es propio. Tu pareja no lo puede sentir por ti. Cada uno disfruta del suyo. ¿Qué le pones de ti misma en el sexo? ¿Te sientes conectada con tu sexualidad? ¡Todo esto es más importante que el acto en sí! Aquí encontrarás “vibradores sofisticados” que te permitirán descubrir y disfrutar mucho más de tu sexualidad.

8. ¡¡Reíros mucho!! Las parejas que ríen se lo pasan genial en la cama.

¡A disfrutar!

Elisabet Aulet
Psicóloga y Psicoterapeuta
Especialista en Relaciones y Comunicación Saludables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *