Nunca ha practicado el sexo oral

¿Y por qué lo sé? Porque me lo ha dicho. Porque un día de playa con mis amigas, nos dio a todas por comprar helados. María se cogió un Calipo, y claro, surgió el tema. Empezamos a hablar de técnicas y de trucos, de qué nos gustaba hacer y qué no. Y ahí estaba Claudia, con su Frigopié. Sin hablar.

– Y a ti, Claudia, ¿te gusta practicar sexo oral? –por supuesto, durante la conversación usábamos otros términos que no pienso transcribir tal cual.

– Nunca lo he hecho, no sé, me da cosa hacerlo mal.

ezgif.com-optimize (2)

No nos sorprendió, la verdad. No hubo gestos de “Oh Dios mío, ¿cómo es posible?”. Claudia lleva desde los 16 años con el mismo chico, y tienen una vida sexual bastante religiosa (vamos, que el misionero y poco más). Pero este no es el tema, no me quiero liar. El tema es que esa tarde, cuando llegué a mi casa, bueno, me puse a pensar en el asunto. En qué le diría a una persona que nunca ha practicado sexo oral. Busqué información al respecto por internet y, tras un rato buscando, encontré información muy interesante sobre sexo oral (y sobre sexo anal, y sobre masturbación y sobre muchas cosas más que ya os contaré más adelante) en Platanomelón. Después de mucho leer, llegué a la conclusión de que cada persona es un mundo, y a cada hombre le gustan cosas diferentes, pero si tuviera que crear una guía más o menos universal de sexo oral, diría lo siguiente:

Si no lo quieres hacer, no lo hagas

Y ahora, partiendo de la base de que sí que quieres hacerlo, te doy mis humildes consejos:

  1. Siéntete una diosa del sexo

El primer error del sexo oral es creer que la persona que lo practica se somete a la que lo recibe. NO. Tú estás al mando, tú controlas su placer, sois tú, tu lengua, tus labios y tus manos los que le estáis haciendo temblar de placer.

Empieza besándole, y baja al cuello, y a su pecho, él ya sabrá lo que viene después. A mí para esto me encanta el brillo labial Arousal, unas gotitas en los labios y le harás sentir contrastes de frío/calor en cada punto en que le beses.

Bijoux_Indiscret_Brillo_Labial_Arousal_Oral_Pleasure_Cosmetica_5482fdf4-b669-4345-9748-1893dfa8d0f9_grande

  1. A lo mejor no te sabe a rosas

A mucha gente no le molesta el olor o el sabor de la zona íntima, pero claro, a mucha otra gente sí que le importa. Si es tu caso, no hace falta que bajes tapándote la nariz con una mano (más que nada porque lo vas a tener difícil para respirar). Existen lubricantes de sabores con una textura y un gusto súper naturales, como el lubricante Toko Aroma, de Shunga.

Shunga_Toko_Aroma_Frutas_Exoticas_grande

  1. Dale a la lengua

El sexo oral no es solo cosa de mover los labios de arriba abajo. El sexo oral también es cosa de la lengua. Múevela hacia arriba, hacia abajo, en círculos, pásala por el lateral, por el frente, por la parte de abajo, múevela rápido dando toquecitos en la punta. Envuélvele con la lengua.

  1. No olvides sus testículos

Sí, sé que están ahí, colgando, y que tienen esa textura delicada y rugosa, les tenemos respeto. Bien, el respeto hay que mantenerlo, realmente es una zona muy sensible. Piensa en ellos como en tu clítoris (salvando las distancias), si te lo estimulan bien es una maravilla; pero si hacen demasiada fuerza, duele. Así que estimula sus testículos con amor. Puedes hacerlo de dos maneras:

– Estimúlalos con tu lengua, con suavidad, con movimientos circulares e incluso sorbiendo con suavidad, mientras usas una mano para estimular su pene.

– Usa una bala vibradora, de este modo, podrás seguir practicando sexo oral con normalidad, mientras das un extra de placer estimulando sus testículos con la bala vibradora. Prueba el Mini Love de Platanomelón.

PLATANOMELON BALA VIBRADORA love bullet NEGRO

  1. Abajo las manos, esto no es un atraco

Las manos también forman parte de la ecuación del sexo oral. Y voy más allá, son hasta tus amigas. Si usas las manos, podrás mantener un ritmo constante y ejercer más presión sobre su pene. Sí, eso significa que le darás más placer con menos esfuerzo.

Para este punto, ten en cuenta que no puedes escatimar en saliva. Te ayudará a deslizar tu mano con más facilidad, y a él le dará una sensación de calor muy placentera. Mi truquito aquí es que tu boca se centre en la punta, mientras tu mano se mueve por el resto apretando (sin pasarnos) de arriba abajo; le dará la sensación de “garganta profunda” que tanto les pone.

  1. Mírale a los ojos

Los hombres son muy visuales, y el hecho de que los mires mientras les das placer hará que le parezcas la mujer más sexy y atrevida del mundo. Créeme, no tardará nada en terminar, o en agarrarte y devolverte el favor.

Y bueno, ahora me tocará mandarle esto por email a mi amiga Claudia, espero que le sirva de ayuda 😉

Written By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *