Algunas de esas cosas para mí son:

1.     Clases de yoga regulares para que los huéspedes puedan practicar cada día. 

2.     Un espacio de yoga bonito y tranquilo donde se imparten las clases y con acceso libre para quien quiera hacer una auto-práctica.

3.     Restaurante con opciones vegetarianas y saludables: leches vegetales, panes integrales y sin gluten, zumos naturales, platos vegetarianos, etc.

4.     Esterillas de yoga de préstamo disponibles en el espacio de yoga o en las habitaciones 

5.     Un entorno tranquilo en armonía con la naturaleza, ya sea en montaña, mar o campo 

6.     Una selección de tés, chai e infusiones disponibles todos los días y a toda hora

7.     Un spa con masajes relajantes con rituales orientales